Epifanía

Fue a agradecerle a Santo Toribio Romo por salvarle la vida en el desierto de Arizona. Cuando entró a la iglesia de Jalostotitlán se percató que el santo no se parecía al hombre que le dio agua.

Escrito por

(Las Cruces Nuevo México, EUA) Vive en la frontera entre México y Estados Unidos, es miembro del taller literario (Pisca a las 6:30) Colaborador de la revista Arenas Blancas de la Universidad Estatal de Nuevo México. En el 2013, publicó el libro de micro-ficción Memorias de un Camaleón. Su trabajo aparece en diferentes revistas literarias y en antologías como: "Al este del Arcoíris"(New Jersey, 2011) Cursó la Licenciatura en Estudios Chicanos y Maestría en Literatura Hispanoamericana en la Universidad Estatal de Nuevo México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: