No creo en las amenazas de los poetas, son delgadas voces sonámbulas, palabras apenas con pellejo, descalzos ríos y desnudas piedras, un trozo de viento recién cortado, lentas llamas y delicados fuegos. Son relámpagos encharcados en los árboles, retórica disfrazada de incansable infierno, desatendida alegría y palpitar desierto. No temo, es más, al pequeño golpe que anida en sus bocas, ni al maullido rancio de sus plumas. Incompletos hombres, hombrecillos, minúsculos sus ojos cayendo sobre la gente, diminutos sus dolores repetidos, como granizos de hierro envejecido, como un entierro desganado de sus risas, como espejos: uno devorando el cuerpo de otro para multiplicar sus penas. Al igual que el pez, el poeta muere por su propia lengua.

Escrito por Yobany García Medina

Yobany de José García Medina (Estado de México, 1988). Es licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas, FES-Acatlán (UNAM). Es miembro fundador del Seminario Permanente de Metaficción e Intertextualidad (FES-Acatlán) y ganador del 1er. certamen de minificción Fantástica lascivia, UNAM, DGACU, mayo 2013. Además de ser galardonado con el Premio Nacional de Poesía “Rogelio Treviño” en 2017, con el poemario Sótanos del insomnio.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s