Pause
El psiquiatra dijo:
Cero cincuenta de Clonazepam
por la mañana y otro a la madrugada;
una pastilla de Prozac por día.
Y, así el mundo se puso en pausa.

*

 

Ni la maestra de quinto acertó.
Pasaste dos días tomando cerveza y analgésicos
sin parar,
te acordaste de esa época que pensabas
no ibas a salir jamás.
Ahora volvés a la rutina de los días normales:
insomnio, literatura y pastillas para dormir
(que nunca hacen efecto, como los consejos
cuando eras chico que te daba tu maestra
de quinto grado
sobre lo bueno de estudiar y progresar).

*

 

En los loqueros hay poetas,
en las casas de chapa y cartón
hay poetas,
en alcohólicos anónimos hay
poetas,
en los centros de rehabilitación
hay poetas.
Donde está la desesperación y el descontento
hay poesía.
Seguramente en muchos lugares que desconozco
hay algo de calma y alegría.
De lo que estoy seguro es que en este cuerpo
no cabe un solo soldado más de esa infantería
desnutrida.

Del libro Vergüenza, Editorial Zindo & Gafuri (2017).

Escrito por Jesús Iribarren

Jesús Iribarren nació en Coronel Pringles, Provincia de Buenos Aires, en 1985. Actualmente reside en Olavarria, Provincia de Buenos Aires. Es abogado y escritor. Estudiante de profesorado para educación superior y secundaria. Publicó como finalista del III Premio Internacional de poesía Jovellanos el poema "Los fracasos llevan tiempo", incluido dentro de la antología de ediciones Nobel (2016, España). "Vergüenza", se editó en 2017 (Zindo & Gafuri Ediciones). "Pasó el reviente", se editó en 2017 (El ojo del mármol)