Presentación de la plaquette “Basurita Cósmica”, tercera entrega de la obra 
“Para estrangular el lenguaje de los pájaros”, de Fabián Burgos.

En los versos del poemario Basurita cósmica de Fabián Burgos  escucho un tono universal que sintoniza en la frecuencia de lo finito, así se intenta diluir en el nebuloso torbellino de un raciocinio que se sabe imposible, y rápidamente se estrella contra la hoja para devenir  palabra.

En esa transmutación de lo galáctico, la palabra se presenta como un signo mediador que colisiona en un mundo lleno de particulares “Partículas”, como el nombre de uno de los textos, donde este devenir entre lo concreto aquí-ahora y lo cósmico se presenta , por ejemplo, en la acción de fumar y ver el humo a través de las gotas de lluvia que caen afuera: “Nunca terminará de caer el agua/ Nunca terminará de subir el humo/ Incluso en esa simpleza/ Hay un instante de suspensión/ Que se asimila al eterno retorno”.

Pero además los poemas conforman una suerte de arenga que nos invitan a presenciar con todos nuestros  sentidos este sonido cósmico, que se conecta con el cuerpo, y más allá aún, con nuestro entendimiento, pues el sonido viaja desde el espacio superponiéndose a nosotros: “hay que oír sin miedo/ la música de los impulsos eléctricos viajando por el cerebro”.

El espectáculo del hallazgo del ser se propone como una poética que hace un  llamado al retorno introspectivo; en el acto de mirarse a sí mismo, el poeta- que pareciera ser la misma voz poética-  pone  atención a los misterios de la física, el espacio, a los átomos que actúan dentro de su organismo; en su cuerpo residen la misma naturaleza de los elementos y fenómenos constitutivos de las galaxias, en tanto vida, desde allí  busca y se pierde entre la unidad que conecta las células del individuo y las del  universo: “En todo retumba el origen que desafinó la historia”.

En este viaje la propuesta estética parece emanar desde el núcleo oculto de una nebulosa que  se difumina entre las verdades de las que ella misma duda. La voz poética intenta reordenarlo todo por medio de la razón, pero fracasa: parece ser la condena del ser humano, de las “basuritas cósmicas”, como ocurre en “Charcos”, aquí la voz alude a un momento a temprana edad, donde ya se enfrenta a la dicotomía y a la posterior derrota que conlleva la incomprensión: “Así que dejé los ojos rebotando/ entre los barriales y las galaxias/ sin pensar que un día/ se me irían por entre las alcantarillas”.

La noción de realidad se vuelve más contradictoria aún en la virtualidad de las redes sociales. En “Algoritmo” la voz poética especula sobre la fórmula para coordinar los impulsos electro-químicos dentro de su cuerpo con los que le permiten interactuar a través de la máquina (la computadora). En la pantalla la realidad se tuerce, nuevamente: “Miro fotos viejas y es el ojo lo que ha cambiado, / el que descompone los cuerpos,/ el que deposita larvas, allí donde ahora ve pixeles/ y antes casi veía carne”.

Para finalizar, me gustaría destacar el sentido vital que se mantiene a lo largo de todo el poemario,  extremándose en el extenso poema final: allí el poeta plantea la honestidad en su creación, para ello es mejor escucharse a sí mismo, a pesar de los derroteros que ha seguido el contexto de la poesía chilena actual, donde la política y el cuerpo se han tomado el escenario, Burgos quiere dar cabida al sentido del ser en una búsqueda cuántica: “A gritos me cantaban canciones terrícolas/ Mientras yo les intentaba leer el Universo”.

Ante la insistencia de buscar en lugares inexplorados del cosmos y la física, la poesía se presenta como el arma vital del sentido del ser. De ese modo, Burgos defiende desde un comienzo una poética que parece destinada al fracaso desde el punto de vista del entendimiento de la(s) realidad(es), pero que se presenta como “la lucha más primitiva/ del ser humano contra la naturaleza.” Un llamado a la creación a toda costa, al precio justamente de no tener precio para los fondos de cultura, a no ajustarse a lo que la institucionalidad  y a aquello que los mismos poetas exigen de otro poeta, en un contexto de competencia neoliberal, incluso en el plano artístico. Poco saben de eso las estrellas que brillan esta misma noche;  pienso en lo bello y lo triste de la  probabilidad de que sólo sean destellos lejanos de un astro ahora muerto, me consuela pensar en la certeza de uno de los  tantos versos que nos deja este potente poemario: “no sabemos de qué lado terminará habitando la muerte”.

 

* * *

Sobre el autor de «Basurita cósmica»: 
Fabián Burgos (Santiago de Chile, 1987) Profesor de filosofía y poeta. Ha integrado los colectivos de poesía “Operaciones Secretas” y “Mal de Ojo”. Ha participado en diversas lecturas poéticas. El 2014 ha sido antologado en Metalenguaje: literatura y escena metalera de René Silva Catalán y Pablo Lacroix. También publicó su primer libro de poesía Paralogismos de la Sombra sin Mundo por AJIACO ediciones. Ha publicado las plaquettes El Idioma De Los Pájaros Es También El Idioma Humano (2015) por EDICIONES COLECTIVAS PERIFÉRICAS y Des/Er0s (2016) por Editorial PUNTO G, Basurita Cósmica (2017) por EDICIONES COLECTIVAS PERIFÉRICAS en Chile y EDITORIAL PIPA TAPADA en Guadalajara, México, las tres como adelanto del libro Para Estrangular El Lenguaje De Los Pájaros. El año 2015 publica en México Textos Introductorios Para Un Proyecto De Poema Absoluto por editorial Montea y es antologado en La Nova Nueva Novela, plaquette/objeto en torno a la obra del poeta Juan Luis Martínez, publicada por editorial PUNTO G. Colaborador de las web Peruana de crítica literaria www.elbuenlibrero.com. Co-organizador de los ciclos de poesía “Viernes de Gloria” en Santiago y “Letras en la Arena” en la caleta de Horcón. Actualmente se encuentra trabajando en la conclusión de Para Estrangular El Lenguaje De Los Pájaros y también en la obra Posmetrópolis.

Escrito por Javier Ossandón

Javier Ossandón (1990, Santiago de Chile). Profesor de Estado en Castellano y Licenciado en Educación cursado en la Universidad de Santiago de Chile, Diplomado en Gestión de Bibliotecas Públicas de la Universidad Tecnológica Metropolitana y estudiante del Máster en Escritura Creativa de la Universidad de Salamanca. El 2016 publica el libro "Christi" ( Alarido Ediciones). El 2012 obtuvo la Beca de Creación de la Fundación Pablo Neruda. Ha participado en antologías, revistas impresas y electrónicas de Santiago, Valparaíso, Córdoba, Lima y Francia, donde fue traducido. Ha participado en diversos encuentros y recitales literarios entre los que destacan la "Feria Internacional del Libro de Santiago" (2012), "Seminario Nueva Poesía Chile" (2014), "Festival Mistraliano de Vicuña 2017", "Festival de Poesía La Chascona" (2017), entre otros. Ha impartido los talleres "Poesía y Política" (2014) además de "Literatura y tarot" (2017). Organiza eventos literarios entre los que destaca el Slam Poetry Chile 2018. El 2015 libera el poemario "Mejilla Ceniza" (Fuego y Rizoma) en la web. Actualmente cuenta con otro libro en proceso de edición que lleva por título "Continente Aureal". Su escritura se desarrolla por medio de la experimentación de los registros,tratando las temáticas de la otredad, por medio de una micropolítica del cuerpo y una macropolítica del cosmos.