“El problema es que siempre
me han gustado mis malas ideas.
Sin embargo tu eres la más bonita y buena
idea que he visto”

Ana Cecilia Astorga

Lo único que llegaba a distinguir era a sí mismo en el espejo diciendo:

Te vi y me re inventaste el mundo y la sonrisa. Que es una locura. Lo es, aún no sé quién eres ni de dónde vienes y ya me encuentro escribiendo mil versos para ti. Uno no sabe que está enamorado hasta que se siente así volando por los aires sin razón aparente. Aún no entiendo mucho de esta locura tierna, solo espero que algún día pueda encontrarme abrazándote tan fuerte que puedas entender todo lo que siento. Ojalá me den la oportunidad para poder decirte y explicarte todo esto a ver si así entiendes que te vengo amando de hace años, de mucho tiempo atrás. Desde mucho antes que nuestras miradas se conocieran.

Me gustan tus ojos que brillan y transmiten ternura. Me encanta esa sonrisa perfecta y cada cosa que conozco de ti cada día sin ni siquiera hablarte. Ha pasado tanto tiempo que no escribía versos tan así tan del corazón que ni yo creo que este redactando esto para ti.

Me pones nerviosa de solo pensarte, me cambias el mundo, la perspectiva y el horizonte. Pues ahora solo me encuentro preparando mi mundo. Haciéndolo seguro y perfecto para ti. Así cuando llegues no existirán más que ternura y sorpresas increíbles.
Le he hablado tanto al corazón de ti que este ya no razona. Solo sé que esto es tan de verdad que ni yo llego a comprenderlo del todo. Ojalá pudiera decirte y pudieras escuchar todo lo que pienso de ti. Así y solo así sabrías que ya te amo tanto sin ni siquiera conocerte.

De verdad gracias porque aun así, de lejos, distante, como un misterio, me has llenado de una felicidad incomparable. Espero que el mundo te dé mucha más felicidad de la que generas en mí con tan solo pensarte porque espero esa sonrisa tuya que me encanta que no se borre nunca…

Entonces el primer rayo de luz dio en su ventana y despertó. Todo había sido un sueño, pero aquella mañana la sentía mucho más cerca que nunca. Tal vez jamás podría decirle lo que se decía a sí mismo sobre ella en sus sueños, pero sabía que la amaba y esa era la única certeza que tenía en este mundo tan lleno de incertidumbres.

Escrito por Ana Cecilia Astorga Postigo

"Siempre he creido que la vida esta hecha para gozarla al maximo, para ver cosas hermosas, para hacer locuras, para perder una y otra vez la razón, para viajar el mundo entero sin pensar en el mañana, para experimentar grandes cosas, para tomar riesgos, para cometer millones de errores y asi ir aprendiendo de ellos. Siempre he creido que la vida es para ser feliz, sin importar el precio, sin arrepentimientos, sin miedo, solo con pasion. Mucha pasion" Ana Cecilia Astorga