Amaba tanto que me pidiera que le rascara la espalda, para ella era una manera de relajarse, para mí su forma más dulce de seducirme.

Es que era tan excitante cuando me pedía que le desabrochara el brasier, permitiéndome explorar cada centímetro de su piel, cada espacio de ella hasta llegar a sus senos que me hacían delirar, para que luego ella volteara y con un beso hiciera estallar todos mis sentidos, agitar mi respiración al ritmo de sus latidos ya excitados por el amor que ambas sentíamos. Hasta que de alguna de nuestras bocas explotaba un gemido para hacernos entender que nos pertenecíamos.

Escrito por Ana Cecilia Astorga Postigo

"Siempre he creido que la vida esta hecha para gozarla al maximo, para ver cosas hermosas, para hacer locuras, para perder una y otra vez la razón, para viajar el mundo entero sin pensar en el mañana, para experimentar grandes cosas, para tomar riesgos, para cometer millones de errores y asi ir aprendiendo de ellos. Siempre he creido que la vida es para ser feliz, sin importar el precio, sin arrepentimientos, sin miedo, solo con pasion. Mucha pasion" Ana Cecilia Astorga