Nos recostamos a las faldas del otoño, aún con los pies sumergidos en las olas de ese verano que ladraba libertad. Existí sin ser y volví a ser, sin existir, en tus manos.

Abrazamos la nada, o sí ¡lo hicimos! Como si la nada tuviera volumen, como si fuera de carne y hueso.  Arañando las horas sin reloj; cargamos la cuenta en nuestra espalda desnuda.

Desperté poco a poco.

Aquel ruido era silencio y, tus poros, estrellas que sobreviven al amanecer.

Escrito por Andrea Frye

Periodista (de)formación y licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, he participado en los últimos años en varios proyectos culturales emergentes y subversivos. Empecé mi andadura en el colectivo musical Co-incidencias y posteriormente me alisté en el Colectivo Cluedo, rebautizado actualmente como Serpendicular. En este tiempo he colaborado también con el fanzine Pineal Magazine y el Festival de performance Habitar la Intimidad. Mi obra puede encontrarse en la web bajo el hashtag #PoemaRoto