Los poemas de Eber Miglierina se parecen a una chapita brillando por el sol en medio de un charco de barro. Una poesía que se mezcla entre medio de los besos adolescentes a la salida de una escuela de barrio y la militancia. Con su lenguaje coloquial que nos recuerda a la poesía de los 90’s o los poemas de Mariano Blatt, Eber nos habla del amor, de los otros que se nos olvidan y de que la poesía está mucho más cerca de nosotros de lo que imaginamos.

mi amor {{{{}}}}}<<<

Mi amor
No valía
—Sí valía
No valía
—Sí valía
No valía
—A que sí

Los gifs lo decían todo
Yo lloraba y lloraba
Pero nada
No te podía mandar una foto porque me daba vergüenza
¿Es cierto que te compraste una heladera?
Te la podrías haber comprado cuando estabas conmigo

Mi amor
Yo por vos haría cualquier cosa
Me daría la vuelta al mundo a dedo
—¿Y en los lugares donde no podes hacer dedo?
Nadaría o andaría en camello

Mi amor
¿Has visto cuantas series tiene Netflix?
¿Cómo hacés para elegir cuál ver?
—Para mí, cuanto más se parece una serie a vos, más feliz quedo cuando la veo

Mi amor
¿Con quién vas al auto a la siesta a comer caramelos?
Yo sigo sin poder subirme a un auto, me dan fobia, incluso cuando están parados
Y, cada vez más, me parezco a esas personas que inventan cosas que no son verdaderas para parecer mejor a los ojos de los demás

Mi amor
¿Te conté que cuando explotó el transbordador espacial Challenger
un pedazo cayó en el patio de mi casa?
Yo se lo puse a mi bicicleta,
y gracias a ese milagro de la ingeniería de la NASA, podía atravesar con mi bicicleta paredes, personas y cosas
y ya nada era sólido
Mi amor
Te conté que me compré una caja de fósforos azules como los de Paterson
Y que no los uso porque me da pena que se acaben
Aunque, si venís a verme,
podemos prender uno o dos y ver que pasa,
quizás se enciende algo

tomar té de Crimea++´[[]]]>>

Qué cosa el invierno.
Carece de atractivos,
es chato,
pesado,
no despierta curiosidad.
Es olvidable.
Si le pedís un poco de realidad,
nieva.
Esa cosa que no tiene color,
que despoetiza la vida,
que nos llena los ojos de lugares comunes,
que no le interesa a nadie.
Pobres aquellos a los que les resulta difícil aceptar esta verdad irrefutable.
Esos que disfrutan abrigarse bien y largarse a la intemperie.
La primavera, en cambio,
tiene los ojos pintados de violeta,
las uñas de verde esmeralda,
las piernas bronceadas de marrón,
los cachetes colorados,
la piel dorada.
Es linda para ella,
sin tener que serlo para los otros.
Añoro la posibilidad de contar una primavera que no tiene fin.
Con una luz real que hace crecer flores reales.
Y no este vacío
de nadie.
Yo te lo digo,
en invierno,
los otros no existen.

 

Flawless Victory >>[[[*]]

De las cosas menos importantes,
la más importante es la poesía.
Después, el fútbol,
alta magia.
Después, vienes,
vienes y te vas.
Vienes,
vienes y te vas.
Después, pasar más tiempo al sol.
Después, es la pobreza lo que nos pone tristes,
por eso todes queremos ser Cuba.
Vos fijate.
Después, levantar el parquet para hacer un asado.
Después, comer mandarinas repletas de juguito.
Después, cantar:
ya van a ver, ya van a ver,
las balas que nos tiraron van a volver.

 

Eber Miglierina nació en San Rafael, provincia de Mendoza, en el año 1985. En la actualidad reside en el departamento Pueyrredón provincia de San Luis. Escribe poesía. Es licenciado en Psicología. No tiene obras publicadas.

Escrito por Marlene Ayala

Marlene Ayala. (Buenos Aires, Argentina - 1991) Reside actualmente en Provincia de San Luis. Es poeta, editora y diseñadora en Perniciosa Editorial y profesora en lengua y literatura. Publicó el poemario Family Game (Ed. Perniciosa, 2016). Sus poemas fueron publicados en diversas revistas y blogs internacionales como La Tribu, Digopalabratxt, Poetas Siglo XXI, Casquivana Magazine, La Rabia del Axolotl, Dinamita Kid (fanzine), Revista Perniciosa, entre otros.