Las versiones de Juan Carlos Villavicencio a los poemas de Georg Trakl (1887-1914) en la antología Grodek, libro bilingüe publicado por la editorial chilena Descontexto (2017, segunda edición), son un refresco de un poeta siempre actual, como lo es la obra del escritor austriaco que se suicidó un 3 de noviembre con una sobredosis de cocaína.

Al leer ―y disfutar― esta impecable traducción chilena, percibimos la sutileza del lenguaje de Tralk: sus respiros, sus silencios, sus pausas, su sensibilidad, el ritmo de unos versos que miraron la guerra y al dolor humano de frente, a los ojos.

 

Otoño transfigurado

Tremendo termina así el año
con vino dorado y frutos de los huertos.
Alrededor callan maravillosos los bosques
y son compañeros del solitario.

Entonces dice el campesino: Está bien.
Ustedes largas y leves campanas del anochecer
den todavía un ánimo alegre hacia el final.
Una bandada de pájaros saluda mientras migra.

Es el apacible tiempo del amor.
En la barca descendiendo por el río azul
―qué hermosas las imágenes se alinean―
todo se hunde en calma y en silencio.


Un anochecer de invierno

Cuando cae la nieve en la ventana,
largo rato resuena la campana del anochecer,
para muchos está preparada la mesa
y bien provista está la casa.

Más de alguno en la caminata
llega por oscuros senderos a la puerta.
Florece dorado el árbol de la gracia
por la fresca savia de la tierra.

Entra en silencio un caminante;
el umbral se petrifica de dolor.
Y resplandecen en pulcra claridad
sobre la mesa el pan y el vino.


Ocaso

                               A Karl Borromäus Heinrich

Por encima del blanco estanque
han emigrado los pájaros silvestres.
Al anochecer sopla un gélido viento desde nuestras
estrellas.

Por encima de nuestras tumbas
se doblega la quebrantada frente de la noche.
Bajo los robles nos mecemos en una barca de plata.

Siempre resuenan los blancos muros de la ciudad.
Bajo arcos de espina,
oh, mi hermano, trepamos como manecillas ciegas
a la medianoche.


*Imagen: «Tropas de asalto avanzan bajo el gas», de Otto Dix (1924)

 

Escrito por Cristián Guerra B.

Cristián Guerra B. (Valparaíso, Chile, 1982) es Periodista (UDP) y Máster en Edición (UAB). Ha colaborado en Editorial Candaya, Ril Editores, Lolita Editores y Erdosain Ediciones. Actualmente dirige la editorial y distribuidora Libros del Amanecer.