Los Detectives Salvajes, este ha sido mi camino hasta aquí

LIMINAR. Les voy a contar una historia. Se dividirá en cuatro entregas. Una por semana. Esta es la primera de ellas. Exactamente en un mes, en Guadalajara (México), pasará algo verdaderamente impresionante. Pero para que lo entiendan quisiera recordar de dónde ha venido todo. Por ello retomo un texto publicado en el blog muuumuuum en el que se sirven los antecedentes. Hace más de tres años que se escribió. Su huella permanece. En aquel momento era 2014 y yo había dejado la universidad. Desde entonces escribo con mayor regularidad, aunque en su mayoría para personas cercanas. Viajé a Perú, Ecuador y México con la idea de hacer una peregrinación literaria. Sobre estos viajes también escribí. Tuve oportunidad de conocer a los amigos que hice en internet y que también son poetas. Hoy, años después, muchos terminaron sus carreras, obtuvieron empleos y premios. Publicaron libros y escriben para páginas webs con relativo éxito. Pero en aquel tiempo, como escribía Bolaño, teníamos veinte años y estábamos locos. En aquel tiempo algo sucedía. Blake escribió,”si un hombre persistiera en su locura, se volvería sabio”. Los Perros Románticos se reencontrarán en un mes. Y para entender cómo hemos llegado hasta aquí, les cuento cómo llegué yo a ellos.

lunes, 9 de junio de 2014

UNO. Googleo: poetas jóvenes. Google responde con 731.000 resultados. No me siento complacido con lo que ofrece. Agrego a la búsqueda: veinte años: 683.000 resultados: poesía contemporánea, un artículo de Wikipedia. No me interesa. Dos, tres, cuatro resultados más. Clickeo en “tenían veinte años y estaban locos”, un blog en Tumblr.

DOS. Digito en el buscador: new wave vomit. Se abre la página. Veo números que me recuerdan a Rayuela, cada número lleva a un poeta distinto, todos muy jóvenes. Durante esos días me hago amigo de Lucas Ruppel en Facebook, leo a David Foster Wallace y no dejo de pensar en que tengo que conseguir un empleo.  

TRES. A ambos blogs mando un correo con pésimos poemas.

CUATRO. Comienzo a leer la llamada “nueva literatura norteaméricana”. Entre mis amigos, sólo uno sabe del asunto. Me recomienda un par de artículos. Uno de ellos es en el que Monelle cuenta la visita de Tao Lin a España y la oferta que recibe de 50.000 dólares por su próxima novela. Esta sería Taipei. Richard Yates, recién publicada, da de que hablar en todas partes. Comento una reseña que habla mal de Lin en Hermano Cerdo. Había leído a Lin en algunos blogs, también en lo que se llamó en Playground, “ficción rara”. Tuve envidia de cómo escribían, pero nunca atenté contra ellos.

CINCO. La nueva literatura estadounidense es bautizada con diferentes nombres: New wave vomit, new spleen, alt lit o posnoventista. Este último nombre lo da Jacob Steinberg a quien he leído atentamente. Escribo sobre él. Nos hacemos amigos en Facebook. Le digo que me gusta mucho lo que está sucediendo con los escritores jóvenes. Pienso que debería decirle que creía que no existían, pero me guardo esas palabras. Él me responde que no esperaba lo que estaba sucediendo tampoco. Sigo lo que hace editorial Cartonera, no me gusta tanto como lo de Steinberg. Le pregunto sobre algún escritor colombiano. Me recomienda un blog llamado “Taja Lápiz”. Conseguí un empleo mediocre. Ricardo Limassol aparece como un ebrio en mitad de la avenida. Caminé junto a ese ebrio, lo llamé capitán y me dije que la vida debía ser diferente. Escribo sobre Limassol.

SEIS. Pienso que deben existir poetas jóvenes colombianos, bien o mal, yo era uno o por lo menos lo intentaba (ya no escribo poesía como antes). ¿Dónde están los que escriben en mi país?… Me recuerdo en un bar recitando un par de versos junto a otros poetas. Pienso que son tan malos como yo, también pienso que es imposible que no exista alguien que escriba como la gente que estoy leyendo en los blogs de Tenían veinte años o New wave vomit. Encuentro a David Pardo, me hago amigo de él en Facebook, me gusta cómo escribe. Leo a Alex Velasco, me llama la atención. Sin embargo, ninguno de los dos se ha preocupado por recoger sus poemas, ni en un libro, ni en algún sitio en internet. Los dejan presos en recitales sin público. Digo que escribiré sobre ellos. Hago comentarios mediocres sobre lo que han escrito. Me hago amigo de Limassol en Facebook, eso me hace feliz. Conozco a Tristan Landeros, mexicana.

SIETE. Comienzo a leer a Frank O’Hara, y H.D…. no dejo de pensar en que me gusta cómo escriben los jóvenes de la alt lit. Yo no escribo como los de la alt lit. Me doy cuenta que lo que admiro es cómo logran hacerse a un público a través de internet y ganar espacios en la crítica. Lin es portada de una revista. Hablo de literatura rara con un amigo. Comienzo a leer House of Leaves, de Danielewski. Todo esto fue hace casi dos años. Entonces salía con Natalia, ella era divertida. Terminamos. Ese mismo día vi a Monelle recitando poemas de ¨Poetry is not dead junto con un tipo de una guitarra en youtube. Comienzo a leer a Antonio J. Rodríguez.

OCHO. Odio leer a Antonio J. Rodríguez.

NUEVE. Amo leer a Antonio J. Rodríguez, Fresy Cool me parece desbordante. Comienzo a escribir prosa, esta vez ya no cómo lo hacía años atrás. Leo a Pynchon y comienzo a odiar a Pynchon. Compro el Rey Pálido de David Foster Wallace. Leo Anábasis por quinta vez. Leo los diarios de Pizarnik y Anais Nin. Comienzo a leer a R. H. Moreno Durán y termino de leer Los Hermanos Cuervo de Andrés Felipe Solano. Escribo sobre esta última novela. Me hago amigo de Solano en Facebook, le digo que me gusta su libro, agradece el comentario.  También comienzo a leer Los Estratos. Juan Cárdenas luego vendría a Cali e iríamos a comer junto con Alberto Sánchez Galeano, quien ha traducido para Alpha Decay a Jarret Kobek. Siento que amo la literatura. Sigo con mi empleo mediocre, escribo sobre ello.

DIEZ. Cada día hay más ambición sobre encontrar nuevos autores, nuevas voces. Buscar se convierte en una enfermedad. Me choco con Kevin Castro. Al hacerme amigo de él pienso que hay muchos escritores que llevan el mismo apellido que yo: Jordan Castro, Ernesto Castro, Kevin Castro. Estoy embebido de Vomit. Leo y traduzco a Mira González. Ana Carrete es mi ídolo. Lin se lleva mi admiración. Pienso en que debería leer más a la alt lit.

ONCE. Me vuelvo crítico de la alt lit. No me gusta la relación que quieren hacer con los beatink. Creo que son muy diferentes, muchas personas piensas que son iguales. Leo a Richard Chiem, Mira González, Gabby Bess, Ashley Obscura, Tao Lin, xTx (pienso que es un hombre, y no), Jordan Castro, Luna Miguel, etc… También leo al colombiano  Juan Guillermo Sánchez, Diarios de Nada. Escribo sobre este libro.

DOCE. Quería traducir un par de poemas de Jordan Castro, me doy cuenta que alguien ya lo ha hecho, y no sólo eso, ha traducido a Lin y escribe similar como los de la alt lit, me gusta. Su blog no lleva un nombre, sólo dos iconos: ☺↓, su autor: Jesús Carmona-Robles, me hago amigo de él en Facebook, hablamos de David Meza.

TRECE. La investigación para encontrar nuevos narradores latinoamericanos y españoles se vuelve un proyecto. La alt lit latinoamericana, ¿existe?…  Al parecer todos hemos pensado lo mismo, nos  hemos hecho las mismas preguntas, pero no habíamos compartido nuestros apuntes. Hasta ahora. 


CATORCE. Todos nos hemos convertido en detectives salvajes.

Escrito por Didier Andrés Castro

Escribe en muuumuuum.blogspot.com. Recopila narrativa en new-spleen.tumblr.com y fuck-lit.tumblr.com. Entrevista en poetasrepulsivos.tumblr.com. Escribió el "Breve tratado sobre el fracaso" (2016) y "Autorretrato #10" (2017), ambos disponibles a través de Gumroad.