Los vientos de noviembre
son terribles transportadores
de hielo pétreo
y cajas de muertos

Aire
recuerdo y olvidos
que no se dejan enterrar

Noviembre
el mes de los aires cruentos
el soplo interminable
de los abrazos esqueléticos
que recibes
durante una boda
o en un sepelio

Viento
memoria
advertencia que no se deja recorrer

Corriente gélida
el frío que duele
el frío que no se apaga
el preciso viento helado
que arrastra la letras de su nombre
y su rostro
en tus sueños

Noviembre con su cuchillo
de poco filo
que se niega
a consumir la tristeza
disfrazada de frió

!Dense por vencidos!
abrigos de lana
manos calientes
y abrazos ciertos

Noviembre arriba
recolectando
sollozos ocultos
sufrimientos secretos
susurros y cuchicheos em tu almohada
!Shh!
!Silencio!

Que mi dulce noviembre
ha revivido como cada año
como un cáncer
para
separar corazones
para
evocar el dolor del porvenir
para
destruir pedazos de estrella

Noviembre
cúbreme con tu manto helado
tápame con tu sombra de flor

Déjame arrastrar tristezas
déjame soltar este amor
que tanto
he aprendido a odiar