Certeza grita la bala
que ha desgarrado 
la materia gris
varias neuronas
partículas de hueso
sangre y cabello.

 

Se han volado
la tapa de los sesos.

 

Minutos, segundos, instantes.

 

Lo último que sentí y sintió
sentimos 
fue el músculo dedo gordo del pie
estirado, estirado, estirado.

 

Cuando eliges suicidarte
eliges tu mejor poema
tu peor novela
tu mejor acorde
tu voz desgarrada.

 

Dejaste una carta, una nota, 
no dejaste ninguna nota, ningún poema.

 

Hay disparos 
que retumban en todo el mundo.
y en el fondo suplicabas
por un disparo sumamente silencioso.

 

Certeza dice tu decisión
Certeza tiene la habitación

CERTEZA
es decir 
no hay posibilidad de error.

 

Un día de pronto
por la mañana a media noche
dejaste de sentir
no siento el rasgar la guitarra
no siento el correr la tinta
ni el aliento 
de las mujeres que amo.

 

Perdimos algo
y buscamos algo

 

Perdimos el don
Tenemos el don

 

Debemos apagarnos
Estamos locos
Debemos apagarnos

 

Debemos apagarnos
con la certeza

de que lo último

que tuvimos fue

una escopeta