Todo arte alguna vez fue contemporáneo. Algunas piezas fueron bien recibidas, otras fueron despreciadas o incluso atacadas por el público. Algunas de las bien recibidas tuvieron una mayor trascendencia, algunas de las mal recibidas también. Otras se vendieron muy caro, otras no se vendieron siquiera. Algunas de las que se vendieron muy caro ahora son relevantes, algunas de las no se vendieron siquiera también. Muchas fueron aplaudidas por curadores e instituciones y aun así desaparecieron. Otras fueron rechazadas y desestimadas y aun así trascendieron sobre cualquier opinión o crítica. Ustedes no saben si lo que hacen algunos de los artistas actuales va a ser trascendental. No hay forma de saberlo. Algunos de ellos venden a millones cosas que a ustedes no les gustan. Eso les molesta. Pero también hay muchos que no lo hacen por el dinero. Ni siquiera ganan bien. La mayoría. Pero la respuesta contra el arte actual nunca había sido tan agresiva y gregaria. Les molesta que haya quienes usan su tiempo de formas que ustedes desaprueban. Y los atacan. Y los insultan. Son menos civilizados que en el pasado. El arte evoluciona, por lo visto la creación misma y el intento de hacerlo también, así como la provocación que produce. Las masas están enfurecidas como nunca antes. Pero ni todas las opiniones de esas masas, ni todos los críticos saliendo en televisión, hacen que un solo artista deje de producir. No hace que las galerías dejen de vender. No influye en nada, ningún coraje sirve. Pero lo que sí influye es el uso de ese discurso por los gobiernos y los poderosos. Los gobiernos y los poderosos están usando esa molestia pública, masiva, ese discurso “anti arte contemporáneo”, para crear nuevas formas de control. Manipular a las masas. Si una pieza de arte los perturbó o los incomodó, el gobernante y los empresarios aprovechan para atacar esas formas de expresión y dejar únicamente los estímulos y las artesanías “bonitas”. Entonces las masas dicen: Ahora sí, este bonito bailable, este bonito paisaje, esta bonita escultura, que no me desquicia, ni me molesta, ni me incomoda, ni me perturba, está muy bien. Pero detrás de las artesanías está el adoctrinamiento. Pero también detrás de los “bonitos cuadros clásicos” de Europa, está la imposición de una cultura y una identidad que no le pertenece al resto del mundo. Valoren nuestros bellos cuadros de princesas, de nuestra religión, de nuestra cultura estadounidense, aunque ustedes ni hayan sido parte de los reinados, su religión se haya construido de forma diferente, su cultura no sea la Pop. Lograron que las masas, que los afectados, sean los que defienden a sus secuestradores, a los ladrones de identidad. Nadie hable mal de lo vacío y ridículo que son los coloridos cuadros de las damas francesas en el campo, bailando ballet. No te despiertan nada esas imágenes, pero de eso a tener que soportar a las desquiciantes obras contemporáneas. Quizá sería más honesto alguien que ante todas estas propuestas respondiera: No me gusta el arte, ni el actual ni el pasado. Pero cómo pensarlo. Cómo atreverse. Mejor estar con los ganadores, con los que impusieron su visión de la estética al resto del planeta. Es un planeta de miedosos y los miedosos se sienten seguros y tranquilos al estar con los ganadores. Aunque los ganadores sean horribles personas. Aunque esos ganadores y mayorías luchen por reprimir y aplastar voces de expresión diversas a las que sí entendemos de forma fácil. Y, sin embargo y ante todo este escenario tan desolador, el artista seguirá creando.

Escrito por Enrique Salazar

Guadalajara, 1995 - Ciencias de la comunicación - Escritor, cineasta, crítico, docente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s