Hoy vengo a recordar,

a que las cosas vuelvan a pasar

por el río del corazón.

Si quiero hablar con el Viento,

yo respiro, yo comprendo.

Todos compartimos los mismos aires.

Si quiero hablar con el Fuego,

yo ardo en silencio, quemo la voz del mundo.

Todos entendemos la lengua del principio.

Si quiero hablar con la Tierra,

yo camino, yo soy, yo doy vida y la recibo.

Todos sabemos encontrarnos en la flor.

Si quiero hablar con el Agua,

yo siento, escucho, recibo mi respuesta.

Nadie sabe cómo nos ve el Sol cuando se levanta.

Amo y agradezco, voy en el mismo río.

Agradezco con la boca, y amo con el corazón

aquí latiendo, claro y dulce, como el tuyo.

Escrito por María Choza

Sinaloa, 1994. Poeta amante de la literatura infantil, la vainilla y el mar.