Me declaro bélica del amor

de tus mentiras a tientas

del sinsabor de tus mejillas

de tu ausencia.

Soy la sombra desierta

que ansía y espera

en el umbral del peligro

por alguien no menos peligroso

que esa costumbre

de extasiarme

con tu voz.

Soy fugaz y perpetua

código y línea

en el horizonte de tu espalda

me refugio en tu vértice

y respiro placer

en tu costado.

Soy éxtasis, como Eva

soy dunas, quebradas y valles

me doy con el intelecto

tanto que podría decirte

cuántas veces me piensas.

Así, innata, suerte desfalleciente

me refugio en el aroma

de la noche que se entrega

y se devuelve a sí misma.

Ansío poseerte por esta vez

y para siempre

estás en mis ángulos

estoy en tus a pesar de.

Mi voz no se apagará

si tú me nombras.

 

 

II

 

Las manos de mi amante

encuentran un camino

bordado de cenizas entre mi pubis

marcan las líneas de mi espalda

entre silencios espectrales.

 

Las manos de mi amante

reposan en mi cuello

danzan inquietantes con mi pelo

y son la paz

de una mañana que empieza.

 

III

 

La nada me resguarda

soy cáliz y pan

en esta fría ciudad

de árboles nostálgicos

tu voz me recuerda

a la virtud que perdemos

cada día.

 

El sol se cansa de verme

me oculto

nada me pertenece

sólo mis manos

con las que escribo

línea a línea.

 

Escrito por Margorie Baño Cholango

Estudiante de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central del Ecuador. Ha publicado en la antología Tumor, de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y en Vuelos I de Chacana Editorial. Cree en la vida, la poesía y el infinito. Prepara textos en narrativa a publicarse pronto.