Hallarse desecho con la mortaja de lujo para tan memorable día, verse y escupirse sin apartar el rostro.

Sonreír ante la sensación de estar muerto, atragantarse con dolores fermentados por un pasado repetitivo y que en un atisbo de suerte dejemos de recordar.

Caminar deambulando sobre un ápice de cordura hasta saltar en un exabrupto de la realidad, caer sin ver, sin oler y sentir.

Abrir los ojos ante su diáfana imagen y desparramarnos sobre toda su inmensidad,

formar un vínculo con la vida que nos llena pero también nos ahoga, que nos grita hasta dejarnos sordos, aunque ese grito nos acerque a la verdad.

Escrito por Jorge Carcamo

Estudiante universitario Trabajador en linea, obrero desde casa. Jorge Cárcamo, nació en el Progreso, Yoro el 14 de mayo de 1990. Actualmente resido en la ciudad de San Pedro Sula. Ha publicado su trabajo en la revista centroamericana “Republica de papel” y ha colaborado en una antología digital hecha por “Poetas por Palestina” con el poema “Me dueles”. En su trabajo inédito se puede reconocer un acercamiento poético que va desde distintos medios. Entre sus poemas podemos encontrar desde la ternura que sostiene el odio, hasta reivindicaciones políticas que responden a la realidad actual e histórica. Es el arte como canal de denuncia que hace llegar esos versos como dardos que dan la sensación de estar vivo.