Eva

Pecado perfecto: deslízate.
Transfigura ese corto pensamiento
en una impenetrable huella.
Corre a los jardines olvidados del Edén;
traiciona tu morada
y despliega de aquel fruto
toda maldición.
Boca en boca
aliméntate en el recodo de una semilla
regala palabra, labra la tierra
acoge en tu seno el mundo inmenso,
desborda tu sublime naturaleza;
rebelde, curiosa, impotente
Pues
polvo eres
                polvo serás.

A %d blogueros les gusta esto: