#1
parecía super estar
mi papá veía dos soles
una carnicería a cielo abierto
se devoraba las manos
de algún obrero
mi papá veía
dos soles yo veía
dos papás
pero éste, mi papá,
nació un día tropical
dela ciudad y el cielo tronó
vomitando cataratas
y unos ratos más tarde
el sol que estaba
más a mano levantó
la humedad en oleadas; el aire
petrificado lo recibió a mi padre
con los ojos abiertos
pocos años antes que a mí
bien diría que tres años
y tres días exactos porque más
tarde, mientras papá hurgaba
la tierra, meditabundo, o perseguía
colas de gato, empecé
a golpear las puertas

dale loco, abran
quiero ver afuera, dale
y papá no me pudo ver entonces
sus manos hurgaban la tierra

#2

no sé cómo llegamos
a encontrar en nuestras
cabecitas
que papá era papá
papá era papa
che papá, cómo llegamos
un día lo miré
con ojitos de brishantina computarizada
otra vez le llevé frutas secas
frutitas para papá
que sabe cuidarse y nos explica

papá hace
las cuentas con cara
de preocupación
una vez me dejó
fumar en el medio
de un embotellamiento
cuando íbamos en la nube
x la ruta lo miré en el espejito
con mis ojitos de brishantina cósmica
ojitos chinos le puse y me dejó

a papá le dicen que es chiquito
pero NADA QUE VER!
a mí me dan unos cuantos
años menos y no sé que opinar
será la alegría
vos sos jovencita me dicen
papá sentado en la cocina hace
las cuentas, arregla
dígitos y vueltas solares quiere
un algoritmo verdadero que nos
justifique esta fascinación familiar
que es una cosa de locos y papá
que ya atravesó a saturno en el regreso,
me pone fichas papá, ama verme jugar

 

#3
papá quiere apastelarse de nuevo
le dije que los pastelitos se consiguen
fácil y son de todos colores
a mí me gustan los de color pastel
son mas tiernitos y ni los sentís
empezás moviendo la cabecita, un dedito
y si la música acompaña
te ponés radiante como dos soles
chiquitos, dos ojitos de estrella
para papá se consiguen fácil
una vez papá se comió un pastelito
y se fue a caminar por constitución
me contó hace poco y tuve que decirle
pero papáaaa no entendiste nada
n a d a q u e v e r p a a
hay que ir con la música y los amigos
eso le dije y se rió bajito
revoleó un poco los ojos y dijo
bueno nena, no rechaces
la experiencia

Escrito por Julia Montecchia

Julia Montecchia (La Plata, 1988) Escritora inédita. Desde 2016, continúa su formación académica en la Licenciatura en Artes de la Escritura de la Universidad Nacional de Arte (UNA) en Buenos Aires. Anteriormente, estudió Letras en la FAHCE-UNLP y Música con orientación Canto Lírico en el Conservatorio Gilardo Gilardi. Participa en el colectivo de experimentación con el montaje de exposiciones Proyecto REA como escritora, productora y artista desde sus inicios en el año 2015 y en el colectivo de experimentación poética AN desde sus inicios en el año 2017.