De mis ojos nacen los azulejos;

crías que picotean mi carne

la pudren y magullan

y aunque me refugie en casa

en mi jardín se suelta una enredadera

 

y caigo

víctima de mis años

y me duele la carne

y duelen los azulejos

que reposan curiosos en mis senos flácidos

beben de la fuente aguamarina de mis ojos

 

rompen el vidrio

rompen la tierra

las lágrimas pardas de mis palabras sucias

y llueve sobre ella tinieblas enteras

las que el vidrio del tiempo trae con la muerte.

Escrito por Verónica Vidal

Verónica Vidal (Coro, 1995) es editora adjunta de la Revista Literaria Awen (revista-awen.webnode.com.ve) y asesora de investigación intercultural del Instituto Pachayachachiq de Cusco, Perú (pachayachachiq.org). Escritora, locutora y actriz de teatro; actualmente cursa estudios de Artes Plásticas mención Fotografía. Ha publicado el poemario La Danza de los Mares (Palíndromus, 2017) y la plaquette Cartuchos Vírgenes (Ediciones Awen, 2018); forma parte de la antología de poesía venezolana ANT[ROP]OLOGÍA DEL FUEGO y es jurado del II Certamen de poesía venezolana Ecos de la Luz de la editorial Palíndromus.