“El jardín de las palabras” (言の葉の庭, Kotonoha no Niwa) es una película del aclamado director japonés Makoto Shinkai que se estrenó en el año 2013. Shinkai estudió literatura japonesa en la Universidad de Nagano lo cual se refleja claramente en muchos de sus trabajos.

Con la sencillez propia de un poema tradicional japonés el film cuenta la historia de un joven aprendiz de diseñador de zapatos llamado Takao Akizuki, que acostumbra a saltarse las clases en el instituto los días de lluvia, para pasar el rato en un jardín dibujando calzado. Allí conoce a Yukari Yukino, una misteriosa mujer varios años mayor que él, que también prefiere pasar los días lluviosos bajo el gazebo del parque, bebiendo cerveza y comiendo chocolate. Desde su primer encuentro y solamente durante los días en los que cae la lluvia, ambos siguen reuniéndose y estrechando su relación. Los días soleados tendrán que volver a sus respectivas vidas.

El jardín se convierte en un lugar de evasión donde los personajes se retiran para poder escuchar sus almas y conocer sus objetivos vitales: Takao quiere ser diseñador de zapatos y Yukino debe reconstruir su vida. Por eso él termina diseñándole unos zapatos para que pueda “caminar” de nuevo.

La duración del film es únicamente 45 minutos. Se trata de una película muy breve, como breves son también los poemas japoneses.

gardenofwords

La historia comienza con un monólogo interior de Takao, en el que describe lo que siente durante el trayecto de sus viajes en tren hacia el instituto. Una aportación repleta de sensaciones y sentimientos, que nos aproxima a la personalidad del personaje y a la esencia lírica de la película:

“Hasta hace dos meses cuando entré en el instituto, no conocía cosas como la sensación del paraguas de alguien mojándome el dobladillo del uniforme, el olor a naftalina impregnado en el traje de alguien, el calor del cuerpo de otra persona sobre mi espalda, la brisa del aire acondicionado sobre mi cara… Cuando era pequeño el cielo estaba mucho más cerca. Por eso me gusta la lluvia, porque trae consigo el olor del cielo. Y a menudo en las mañanas lluviosas, en lugar de hacer transbordo, salgo de la estación…”

kotonoha-no-niwa-2-portada

Es junio, Takao camina bajo la lluvia hasta llegar al quiosco de un parque y se sorprende al ver a una mujer sentada comiendo y bebiendo. Comienza a dibujar y ella observa caer la lluvia mientras bebe cerveza: “Es como si la conociera de algo. –Oye, ¿nos hemos visto antes?”. Yukino mira el uniforme del muchacho, sonríe, se levanta y se dispone a marcharse.

Un poema de amor

A partir de aquí el relato se construye en torno a un tanka que recita Yukino al abandonar el gazebo. Un tanka es un poema clásico japonés tipo adivinanza, que sólo tiene una respuesta correcta. Se trata de un poema diálogo, que requiere una contestación. Consta de cinco versos con la siguiente métrica: (5,7,5,7,7). Este tipo de poemas apareció en Japón hace más de 1400 años y su utilidad principal era transmitir mensajes secretos entre amantes. Se enviaban generalmente escritos en un abanico o atados a una flor. Eran entregados en mano al destinatario por un mensajero al que se obsequiaba con un trago mientras el interesado escribía una respuesta a la primera parte del poema.

El tanka que recita Yukino es el siguiente:

Narukami no shimashi toyomite
sashi kumori ame mo furabaya
kimi ga tomaran

“Un trueno lejano,

el cielo nublado,

en caso de que llueva,

¿te quedarás a mi lado?”

gowhgjscreen1

Este tanka se encuentra dentro de los Manyōshū (万葉集), literalmente “Colección de la Miríada de Hojas”. Es la colección de poesía japonesa más antigua que existe. Fue compilada durante el período Nara (710-794) e inicios del período Heian (794-1185). La mayor parte de los poemas son anónimos. La colección se divide en veinte libros, una estructura utilizada en otras obras asiáticas similares. El tanka utilizado en la película aparece en el libro XI, y es el poema 2513-4. Se puede encontrar una traducción al inglés de algunos poemas del Manyōshū en este enlace: https://archive.org/details/Manyoshu

Después de esto el film se desarrolla alrededor de sus silencios, sus encuentros en el parque y la evolución de su relación. Con esto se mantiene al espectador a la espera de una contestación a la primera parte del poema por parte de Takao.

3308e46c125f61c233676a6708647265b0e64bbb_hq

Las tres premisas de El Principito

La esencia de la narración en esta película es similar en al menos tres aspectos a lo que nos enseña el zorro en el capítulo XXI de El Principito de Antoine de Saint-Exupéry. Este capítulo, al igual que un tanka, es un diálogo entre dos personajes. El libro además aparece dentro de la película, en una de las estanterías de casa de Takao (tercero por la izquierda en la imagen).

kotonohanoniwa_yukinosbooks

En primer lugar está el tema de la calma y la paciencia en la creación de relaciones. Durante los meses de julio y agosto se va estrechando la relación entre el joven y Yukino.

En El Principito se explica este concepto de la siguiente manera:

“–¿Qué significa “domesticar”?

–Es una cosa demasiado olvidada –dijo el zorro –. Significa “crear lazos“.

–¿Crear lazos?

–Sí –dijo el zorro –. Para mí no eres todavía más que un muchacho semejante a cien mil muchachos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí el único en el mundo. Seré para ti el único en el mundo

(…)

–¿Qué hay que hacer? –dijo el principito.

–Hay que ser paciente –respondió el zorro –. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en la hierba. Te miraré de reojo y no dirás nada. La palabra es fuente de malentendidos. Pero, cada día podrás sentarte un poco más cerca…”

La relación de los protagonistas del film se va estrechando poco a poco, como la del zorro y el principito, tienen que “domesticarse”.

5f9f4fa8c0b4a587981ae497649e5cf086bcc379_hq

the-garden-of-words-anime-12-yukino-yukari-akizuki-takao-e1489658262558

knn-takao-and-yukino

Se destaca en segundo lugar la importancia de los rituales en una relación. En este caso los encuentros se producen siempre los días de lluvia. Takao dice en un momento dado: “Me di cuenta de que estaba rezando para que lloviera. Para mí ella representa todos los secretos del mundo. ¿Crees que es demasiado tarde para mí?”.

En la obra francesa esto se explica así:

“–Hubiese sido mejor venir a la misma hora –dijo el zorro –. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto; ¡descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes a cualquier hora, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón… Los ritos son necesarios.

–¿Qué es un rito? –preguntó el principito.

–Es también algo demasiado olvidado –dijo el zorro –. Es lo que hace que un día sea diferencie de los otros días; una hora, de las otras horas”

source

Por último está presente el tema de la finitud de las cosas en general y de las relaciones en particular. La importancia del tiempo que se dedica a alguien. La duración de la relación entre Takao y Yukino se reduce a la temporada de lluvias. Cuando para de llover deben volver a su rutina. Takao dice: “En realidad desearía que nunca hubiera dejado de llover”.

En El Principito este concepto se representa de esta manera:

“–Adiós –dijo el zorro – . He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.

–Lo esencial es invisible a los ojos –repitió el principito, a fin de acordarse.

El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea tan importante. 

–El tiempo que perdí por mi rosa… –repitió el principito,  a fin de acordarse.

–Los hombres han olvidado esta verdad –dijo el zorro –. Pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa…

–Soy responsable de mi rosa… –repitió el principito, a fin de acordarse.”

the-garden-of-words-12

kotonohanoniwa-33

La respuesta correcta 

Cuando se han cumplido estas tres premisas y ya en la parte final de la película, tras una larga temporada sin verse, Takao en un día aparentemente soleado se acerca al parque y se encuentra con Yukino. Ese será el último encuentro de ambos protagonistas en el jardín. Es el momento en el que Takao recita a Yukino la respuesta correcta a la primera parte del tanka:

Narukami no shimashi toyomite
furazutomo ware wa tomaran
imo shi todomeba

“Un trueno lejano,

el cielo nublado,

aunque no llueva,

me quedaré a tu lado.”

En el instante en el que Takao da la respuesta acertada el cielo comienza a nublarse y se prepara una fuerte tormenta. Los protagonistas corren en busca de refugio y terminan juntos de nuevo bajo el gazebo, arrebatados por la tormenta que se puede interpretar como una metáfora de sus ya irreprimibles sentimientos.

d639949e5c95e653e5afc3c79dc0ca6c37eaf5a8_hq

La tormenta se debilita, los protagonistas van a secarse a casa de Yukino, y preparan comida en un clima confortable de pareja, calma y hogar. Mientras afuera sigue lloviendo. Ambos describen ese momento como “el más feliz de sus vidas”. Y es entonces, durante ese destello de felicidad plena, cuando sucede el giro que hace que la relación se termine definitivamente.

confess

Sigue lloviendo y Takao se va a casa. Un momento feliz que se vuelve amargo. Yukino se queda llorando desconsolada entre los recuerdos de su relación. Se repite en voz de Takao la segunda parte del tanka. Yukino sale de casa corriendo sin zapatos en busca del joven. Lo encuentra en el rellano de la escalera mirando la lluvia. Es entonces cuando quedan al descubierto todos los miedos y sentimientos de los protagonistas. Se cuela un rallo de sol y ambos personajes se abrazan desconsolados. Gracias a su relación han conseguido sus objetivos, han cumplido su papel en la vida del otro y ahora tienen que separarse.

2622021_orig

Con este monólogo interior termina Takao: “Se ha acabado el verano y llega el momento de ponerse los uniformes de invierno. Los exámenes trimestrales me han ido fatal y he desperdiciado no sé cuántas piezas de cuero del caro. He trabajado a tiempo parcial todas las vacaciones de invierno. Y cada vez que añado una capa más de ropa no puedo evitar pensar en cómo le irá”.

Epílogo

El jardín de las palabras es una meditación sobre el anhelo de volver a ver al ser amado y una conversación sobre las relaciones humanas. Un poema de amor hecho anime.

knn-last-scene

“Al igual que ella, yo también estaba aprendiendo a caminar. Ahora lo sé. Algún día, cuando pueda caminar mucho, mucho más lejos, volveremos a vernos”.

 

Escrito por Marta Castaño

(Pamplona, España, 1988) Licenciada en Filología Hispánica y graduada en Información y Documentación. Bibliotecaria errante, apasionada por la literatura en todas sus formas, lectora siempre y escritora a veces.