La poesía para mí es muchas cosas, aun no tengo el concepto propio definitivo. Pero quiero señalar a la poesía como un espacio que me permitió utilizar el lenguaje inclusivo, entre otras formas de expresión. Sintiendo el lenguaje la herramienta para jugar y experimentar con esto.

Dentro mi proceso creativo, a veces el poema se presenta ante mí como un rompecabezas. Cuando me di cuenta que esta pieza (que grita y habla por nosotras y para nosotras) podía encajar en algunos versos, en los cuales no me sentía cómoda diciendo nosotrOs, o hablando del hombre como humanidad en general; cuando entendí que la poesía precisamente es también un canal para romper con muchos paradigmas, y que realmente sería muy hipócrita escribir de otra manera que no fuese la que pienso y siento que puedo utilizar el lenguaje, se mostró ante mí un poco de esa expansión mágica que se puede llegar a sentir al descubrir algo dentro del proceso de escritura.

No tengo una fórmula para utilizar el lenguaje inclusivo dentro de mis composiciones, y espero de verdad no llenarme de fórmulas nunca. Siento que precisamente la hermosura del lenguaje está en su maleabilidad. El LI lo utilizo y lo propongo según su estética, sonoridad y participación dentro del poema. Ese es mi juego. Esa mi libertad.

 

gorrion

 

 

Escrito por Virginia Moreno Goitia

Poeta y docente. Licenciada en Educación, mención Lengua y Literatura, por la Universidad de Carabobo. Ha participado en diversos talleres de escritura y creación poética en el Departamento de Literatura de la Universidad de Carabobo. Textos suyos han sido publicados en diferentes revistas digitales como Digopalabra, POESIA y La Caída. Participó en el I Encuentro de Poetas Jóvenes de Venezuela, de cuya antología forma parte. Autora del libro Retorno (NSB, 2016).