Haz de luz sobre la piel fría
conmueve y condensa al cuerpo que vuelve
desde el sueño febril :
ya nada será igual
ningún instante le basta
el movimiento responde a la lógica,
sigue aquí
pero los fragmentos agalopantes tiemblan aún
en sus formas más abstractas
y su eco en la materia
desmitifica la alegría de sentirse con vida
ese peso nadie lo quita
los dioses se embriagan sin resaca
nosotros aún creemos
en la moderación
pero hay intensidades y paroxismos
que hacen correr despavoridos
a todos los sueños de la infancia
y ese frío cala el alma
y ese frío nadie abraza
y ese frío danza
hasta que se reposa en otra llaga

 

Escrito por Daniela Lu Gonzales

Poeta, filósofa, feminista