Necesito sacar de mi memoria los colores de la muerte. La he visto transformarse en blanco, en un blanco de piel rente al hueso y también en verde, como si lo que la piel envuelve estuviese podrido.
Necesito sacar la voz de la muerte de mi mente, que deje de estacionarse en mis paredes, en el techo y en los muebles.
Necesito sacar la voz de la muerte de mi pecho, dibujar en mi imaginación el lecho putrefacto en el que va a reposar intranquilo aquel que vi mirar de forma indiferente otras muertes.
Necesito sacar la voz de la muerte de mi piel, poder verla al espejo sin sentir que permanece frente al reflejo cuando salgo de mi casa.
Necesito dejar de sentir ese hedor que nadie proclama como suyo, ese olor que hay en mi casa, ese olor anónimo a muerte.

Escrito por Naón Aydo

Nací un 4 de diciembre del año 1989 en la ciudad de Montevideo, ciudad en la que vivo actualmente. Estudio para ser profesor de Literatura en la enseñanza secundaria, en el Instituto de Profesores Artigas, desde el año 2014. En ese mismo año, a razón del VI Seminario de Letras Clásicas, llevado a cabo en la institución en la que estudio, realicé y expuse un ensayo llamado "Del mito a lo humano y la justificación del Orden: Leyenda, Literatura, Educación y Polis" y este año (2017), el 30 de setiembre, en el marco de la VI Jornada sobre Shakespeare (en la misma institución) escribí y expuse el ensayo llamado "La poesía como una alternativa para el reencuentro con la vida". En febrero del año 2015 publiqué mi primer y único poemario hasta el momento, llamado "Vaivenes", en el año 2016 participé del Nº00002 del fanzine Antología Errática Abisal a cargo de la editorial Bestial Barracuda Babilónica y participé de la decimo cuarta entrega de Tupelo Quarterly, web estadounidense, donde se publicó, el día 14 de febrero del 2018, un poema en prosa de mi autoría traducido por la profesora y traductora Laura Cesarco Eglin.