Hay un cuerpo en la banqueta que nadie mira

todo aquel que pasa cubre su rostro

para evitar oler lo que lleva en la espalda

sospecho que se trata de mí

con más pelo

Aunque a estas alturas

y por el polvo blanco que tiene encima

es difícil comparar facciones

 

Puede que al transitar

sintamos el calor de sus pisadas en las piernas

un auto abalanzarse por un costado

El repudio

de aquel que no encuentra bello

el desprendimiento de carne por gusanos

 

Escuché decir

que los hijos son ingratos

y que a falta de comida huyen

Buscan en las drogas lo que no supo dar la leche

mientras una muere de pena

con las tetillas hinchadas

blancas y resecas de tanta cal.

Escrito por Cristina Meza

Poeta y artista plástica nacida en Guadalajara, Jalisco, México. Actualmente reside en Zapotlán el Grande.