a Kika Nieto, 
a Yuri, y a cuántxs
por ignorancia más.

En un mundo donde millones dan su opinión
grietas de terremotos alumbran flores imposibles
somos asfódelos, homosexuales,
pero tú, joven, cristiana, con 5millones de seguidores,
¿cómo no habitas el infierno y su eterno descenso?

La ausencia de dios alimenta el delirio de los ciegos
y el origen que mencionas es un aroma fétido
en tu aliento, un hombre y una mujer
la unión, la presa exquisita, el canibalismo sagrado,
lo demás “no está bien”, se “tolera” pero no es “natural”.

Qué fácil jugar a ser la buena de la historia
en medio de la silenciada cacería.
Creer que quien te salvó también te enseñó a odiar
sin juzgar, sin cuestionar las paráfrasis de su doctrina.

El mundo se cae a pedazos, explosiones y crímenes
y no hay peor nostalgia que la moral,
ni peor castigo que no atrevernos a hacer nada.

Un hombre ama a otro hombre.
Una mujer ama a otra mujer.
Una drag queen dice yo quiero ser tu novia.
La fórmula del amor posee siempre una incógnita.

y cuando la ternura atiza estas llamas
cuando la savia que todos tenemos entre las piernas
reclama su contemplación y entrega, su vicio,
y los cerebros son cómplices del relámpago

nos queda grande la prédica, las voces grabadas
que encarnó la bota opresora, una vez más,
nos aburre el reino tergiversado en nombre de dios…
y elegimos el asombro.

 

8 de marzo de 2018.

Escrito por Brianda Pineda Melgarejo

Xalapa, 1991. Estudió Letras Hispánicas en la Universidad Veracruzana.