1.

Incontables símbolos,

inciertos e indescifrables,

nos separan.

Tú, en la orilla quimérica

ojeando los destellos

que dejan las olas cuando chocan.

Yo, al otro lado del instante

dejando que la nube

se pose como sombrero.

 

2.

He salido de la escotilla a echarle un reojo al cielo y sus horizontes

Quiero silbar sin miedo a las gaviotas

Quiero tragarme el mar sin su arena

Quiero jugar a ser pez y no sentir las escamas

Debajo del cielo cierro los ojos y me ciño al recorrido del buque.

 

3.

Poema susurrado

Viento mensajero

de alas ligeras

que viajan nocturnas

al costado izquierdo de tu pecho

para dejarte en calidad de semilla

un par de brazos-ola

y toda la semiótica del cielo.

 

4.

Tengo la palabra hecha aire,

el aire convertido en océano,

el océano conteniendo voces,

las voces dirigiéndome a ti.

Escrito por Diana Taborga Montes

Araña tejedora de palabras, eterna amante del arte y los placeres de la contemplación, de la búsqueda del espíritu en todas las cosas de este vasto Universo. Aprendiz de maga y cazadora de momentos.