*

en       cada   vértice            una fotografía

símbolo del estancamiento del rechazo                        de lo otro

que no participa dentro del cuadro

 

(en cada vértice  /pelusa/concha deshabitada/

en cada vértice /hollín/de algún recuerdo)

 

lo siento   no puedo quitar

                                      el silencio                 a este oficio

 

 

*

                                                     vigilia             luz/lámpara

están (expectantes) las cosas

 

se vacían si me voy a dormir

 

                                                   alguien entra con mis ojos alcanzando la orilla de cenizas

                                                   donde tiempo atrás ardió la coreografía del diluvio

                                                   la caja que acogía al lápiz

                                                                      /mausoleo del gorrión de piedra/

 

                            su nido como exilio del día

 

luz    significa pira

(mucha)

ausencia

 

 

 

 

*

 

y no obstante hay coherencia                 /una sílaba oscura/ /otra clara/

 

el tejido no deja caer la mirada sobre la leña

no (ni) la mácula                                         arrastra el tiempo

 

papeles ubérrimos se desmontan de una mano

 

                                                       (entran)          violentos al nudo de los silencios

                                                      (trenzan)        los himnos del sigilo

                                                      (escapan)      con la luz    

                                                      (sin)                el verbo

 

 

 * 

cavilo sobre tu figura         

                                 sombra          equidistante             a la lejanía

 

entra la visita del insecto a la ventana

el trote del chiquillo dice

                                                    afuera ya está de día

 

ese conjunto bicolor nos                           distancia

del adentro

 

(y sin querer) me crece la dicha

(y sin querer) se me presenta un pañuelo

 

los pañuelos no son los que lloran

los pañuelos se cuelgan en el patio

 

mis zapatos están mojados

anoche flameaba el pañuelo

entre   hilos   metálicos

 

                                                      a cántaros muere el pañuelo en la espera

 

 

 

 *

en el frío suena un tica-tac

delgada sombra anega al vacío

 

aterido el cartílago del muerto va por los libros

aterida me sitúo frente a ese espejo   me veo  atrás  niña

jugando a las muecas bajo el árbol

oficio (persistente) entre las cosas y yo

 

¡qué vengan las cosas al domicilio de la palabra!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escrito por Natalia Rojas

Natalia Rojas (1983) Tiene estudios de Literatura y Restauración. En el 2008 participó del Taller de Poesía de La Sebastiana. En 2011 publica la plaquette Pedernal en coedición Chile- Argentina por Cuadro de tiza y VOX Ediciones, Santiago-Buenos Aires.