florece la ceniza en mis labios como un ritual impuro

alucinógena mueca de bestia dormida en el sistema nervioso

que alimenta a la hierba fría que cubre mis pies desnudos

a l a r i d o   p l e t ó r i co

la carne flota perdida entre las piedras que me hablan del silencio

un tacto para una perla

y de los ojos

la semilla del lenguaje por abrirse

datura

la bóveda abrillantada de una tiniebla nueva

un rostro para un asombro

una cueva para el animal que me mira

dentada sonrisa hecha de xerófitas y suculentas

y la piel crecida

datura stramonium

ceremonia que entierra la infancia en un espacio sin mancha

datura niña

mis manos toman tu fruto

estrella sagrada que palpita

luego toda el alma tóxica melancolía

datura innoxia

una doble flor amarilla para mi cobardía

un enjambre de hiosciamina

yo te busco

datura

y doy a tu cuerpo

el calor que en mí habita

ofrezco mi boca abierta

como ofrenda a tu semilla

 

 

Escrito por Nancy García Gallegos

Lectora, poeta, improvisadora vocal e investigadora. México, 1983.