A la espera de la oscuridad, así pasan los días en la lejanía

Así me gano un lugar vago en tus recuerdos, y un desprecio en tus nuevos amores

Para que no me duela no quiero precisarte más, me he cansado

Rota la farola de la esperanza en el malecón de las incertidumbres

He volado y he caído, he conocido las mariposas amarillas de la primavera

Lamento decir que he olvidado el primer beso, pero con flagelo me pregunto por qué

Vida que ya no es vida, ni es barro que moldeas como alfarero, ni como sombra tácita, penosa y triste.

Un bolero que no para de llorar, unos sitios nuevos que la verdad, no te pertenecen.

¿Fui alguna vez tuya?

¿Fui alguna vez suficiente?

Cobarde y sutil sensación de estremecer

Te remorderán los días, gemirás en las noches

Tan amado hoy, despreciado mañana, dejará de existir

Mientras afuera haya sol, habrá esperanza para el profeta

Mientras aquí, por última vez, yo lloro debajo de tu nombre.

Escrito por Andrea Morales Jiménez

(Barranquilla, 1.988) Comunicadora Social y Periodista afincada en la Ciudad de México con experiencia en periodismo cultural enfocado a cine, televisión y teatro. Trabaja contenidos para marketing y publicidad como a su vez para el sector tecnológico en páginas web y aplicaciones móviles.