Una de las historias bíblicas más conocidas es, el asesinato de Abel en manos de su hermano Caín; pero pocos conocen qué fue lo que le aconteció a Caín tras convertirse en el primer asesino del mundo.
En Génesis, el episodio del asesinato se cuenta de esta manera:
<<Caín propuso a su hermano Abel que fueran al campo y, cuando estaban allí, se lanzó contra su hermano Abel y lo mató. El Señor preguntó a Caín: ¿Dónde está tu hermano? Él respondió: No lo sé; ¿soy yo acaso el guardián de mi hermano? Entonces el Señor replicó: ¿Qué es lo que has hecho? La sangre de tu hermano me grita desde la tierra. Por eso te maldice esa tierra, que ha abierto sus fauces para beber la sangre de tu hermano que acabas de derramar. Cuando cultives el campo, no te dará ya sus frutos. Y serás un forajido que huye por la tierra. Caín contestó al Señor: Mi culpa es demasiado grande para soportarla. Tú me echas de este suelo, y tengo que ocultarme de tu vista; seré un forajido que huye por la tierra, y el que me encuentre me matará. El Señor le dijo: El que mate a Caín será castigado siete veces. Y el Señor puso una marca a Caín, para que no lo matara quien lo encontrase. Caín se alejó de la presencia del Señor y fue a vivir en el país del Nod, al este de Edén.>>
Tras este pasaje, Génesis prosigue con la descendencia de Caín, los cainitas:
<<Caín se unió a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc. Después se puso a edificar una ciudad, a la que dio el nombre de su hijo Enoc. A Enoc le nació Irad, y éste engendró a Maviael. Maviael engendró a Matusael, y éste a Lámec. Lámec tuvo dos mujeres: una se llamaba Adá y la otra Selá… Lámec dijo a sus mujeres: Adá y Selá, escuchad mi voz; mujeres de Lámec, prestad oído a mis palabras: por una herida mataré a un hombre, a un muchacho por un golpe; si a Caín se le venga siente veces, a Lámec, setenta y siete. >>
Este segundo pasaje, es importante para proseguir con la cuestión que nos atañe: la muerte de Caín; y he aquí la explicación:
Los comentaristas bíblicos explican estas palabras de Lámec como una disculpa por poseer dos esposas, pero en ninguna parte de la Biblia se dice que esto sea visto como pecado. Precisamente, para corregir esta idea sirve una versión georgiana de la Biblia que tras la unificación cristiana fue considerada apócrifa. En esta versión, Lámec es el inventor del arco, un arquero incomparable y un gran admirador de la caza. Al envejecer, le empieza a fallar la vista, pero en vez de dejar de cazar, ahora lleva consigo a un acompañante: un joven que le espanta los animales y le señala hacia donde dirigir el arco para disparar. En una de esas ocasiones, al cazar, el joven le señala un arbusto que se movía… la fleche disparada por Lámec, hiere a Kaén que se hallaba detrás del arbusto y lo mata. Lámec, estupefacto por este asesinato casual, mata al joven a golpes por hacerle cometer tal error. Ahora es, cuando se comprenden las palabras de Lámec dirigidas a sus mujeres: << por una herida mataré a un hombre, a un muchacho por un golpe; si a Caín se le venga siente veces, a Lámec, setenta y siete. >> En estas palabras <<mataré a un hombre>>, se sobrentiende Kaén, porque esta palabra en antiguo georgiano significa varón, hombre. Asimismo, a Lámec/Lamej le llamaban causante de las heridas, rayo de Dios o cólera (o furia) de Dios y esto se explica, precisamente, porque se le consideraba a él, como el asesino casual de Caín/Kaén. La veracidad de esta versión lo demuestra el hecho de que, a Kaén, tras matar a su hermano Abel, Dios lo marca en la frente con un signo blanco, para que todos se alejen de él y nadie vierta su sangre. En esta versión georgiana de la Biblia, Lámec es ciego y por lo tanto, no puede ver a Kaén y menos todavía, la mancha divina de su frente.
Este texto, que se encuentra en el <<Matiane de Kartli>> (<<La vida de Kartli>>), empieza igual que Génesis, con el nacimiento de la humanidad y sigue con el de la raza georgiana, estrechamente ligada con los patriarcas bíblicos. Este pasaje al que hemos hecho referencia, es igual que el texto bíblico, pero más detallado, como por ejemplo en el caso del signo que le pone el Señor a Caín; ya que, a diferencia de Génesis, aquí se especifica que la marca que se le pone en la frente, es una gran mancha blanca.
En la genealogía del Génesis, aparecen los años que vivieron todos los patriarcas bíblicos, salvo en caso de Caín. Esto es sumamente extraño, ya que es uno de los principales personajes de la Biblia; pero, gracias a este texto georgiano, sabemos que Caín murió en el período de Lámec, siendo éste un anciano de avanzada edad.
Los redactores del texto, en gran medida sacerdotes cristianos, lo convirtieron en apócrifo introduciendo en ella elementos cuentísticos, como este final de Caín:
<<El cuerpo inerte e inútil de Caín, se quedó a la intemperie, sin entierro, en medio del prado y de su cabeza empezó a brotar un manantial hediondo que traía consigo unos gusanos grandes y desconocidos; éstos tenían cuatro patas, ojos y oídos como los animales. Se dice que de ellos nacieron los perros.>>
Este final, es muy típico de los cuentos georgianos, en los que los manantiales son infectados en su nacimiento, por la muerte de un dragón en manos de un bravo caballero.

Bibliografía:

La Biblia, edición popular. La casa de la Biblia, 1993.
– Katselashvili Basilidze, Z., Katselashvili M., Katselashvili L., y Chachkanishvili E. Diccionario etimológico de nombres y palabras bíblicos. Éride ediciones, Madrid, 2008.
La vida de Kartli. Tbilisi, 1996.

 

Escrito por Lia Katselashvili

Nací el 29 de enero de 1988 en Tbilisi (Georgia). Desde pequeña me apasionaba la lectura y acabé estudiando Filología hispánica. Tengo publicados dos libros “Diccionario etimológico de nombres y palabras bíblicos” (2008) y “El “catálogo de las lenguas del mundo” del abate Lorenzo Hervás Panduro y los caldeos-kartvelios de Zenaare” (2014).