India en una nave

Desconocer el mando
Mirarme descubriendo el encallamiento,
Dentro de otro huso horario
Dentro, sin mantenernos estables, más bien fluctuando
Con la categorización y una etiqueta de régimen

Cuán útil es el grito en pleno norte
si en este pedacito de Golfo se pierde la voz,
si en Kerala ya se derrama la luz, aunque dijiste que estaríamos;
pese a que te situé con honor y, finalmente, la piratería

Qué afortunado, dices
La tierra sin el cáncer es, pero contigo
Comencemos despejando,
ponía todo en cuanto me era posible:
la piel | el cantar | los peces más grandes

Porque el amor es un movimiento que no daña los arrecifes,
hoy la razón abandona el puerto
Ya que las minas reventando dentro mío son gladiolas,
hoy el barco es a ti un pedazo que se adhiere,
un niño buscando lactancia

O quizá, ese indio en bicicleta conociendo Kerala entre las mismas calles

    [de su barrio

Si en tu altura está la vista que se hiela,
no busques la humareda,
no busques ser lo complementario al tiempo como al destino

Porque la libertad es un ciclón que atraviesa los estados,
esta mañana mira la tonalidad finita del brote,
entendiendo que el tornasol es sólo un reflejo de los escombros

O quizá, nuestros continentes eran demasiado extraños para seguir

[en sus fauces.

Te esperan en Ernakulam
Y yo que soy siempre la montaña inamovible en esta costa,
apreciaré tu avanzar por todos los límites

Te contemplo,
como quien mira su destino discurrir entre los aconteceres inevitables;
como quien está por caer al voladero y ya se encuentra desgajado

Borealidad, si es que no te he invocado
es por el miedo de que tu existencia sea sólo otro sueño atroz

        [que me hace despertar feliz;

y es que el sueño siempre es un ave con chapado de oro en el pico

[anunciándome desgracias

En este tiempo,
la ciudad,
las tardes se vuelven azores al par del color,
al oro del espíritu que sólo es comparable con las dimensiones

Hemos visto el romance de las décadas,
la importancia de estar mutando de toro a bello jazmín,
la vitalidad de esta muralla
que nunca había permitido que le arrebataran los cuernos y las dagas,
y que hoy, derrumbas todo.

Escrito por

Daniela Rey Serrata. Actualmente es estudiante de Lengua y Literatura, tiene estudios en literatura creativa, administración y es profesora de ajedrez. Autora de Caesar, libro de poesía publicado bajo el sello Editorial Literal en el marco de la FIL Minería 2017. Ha publicado en revistas de literatura como Punto de Partida (UNAM), Nayagua (España) y Mutantres (Perú). Su obra se puede consultar en las siguientes antologías: • Hot Babes, publicada por Editorial Ojo de Pez, México 2016. • Los Reyes Subterráneos, publicada por la editorial española La Bella Varsovia, en 2015. • ASTRONAVE, publicada por la UNAM y UANL en 2013. • Poemas 1er. Concurso Internacional de Poesía de la IV Bienal Internacional "Álvaro Noboa" publicada por el Museum LANN en Ecuador, 2014. • Letras por Coatzacoalcos, publicada por Ateneo Puerto México y CEUNICO, 2011.

A %d blogueros les gusta esto: