Michelle Madsen (Londres, 1981) es una periodista y poeta que ha ganado distintos premios literarios. Es la fundadora y presentadora de Hammer and Tongue, una de las redes más grandes de Slam (poesía) en el Reino Unido. Ha recitado en San Francisco, Berlín, New York y Aarhus. Hizo una residencia como poeta en el espacio Zona Imaginaria en Buenos Aires y en Maison Folies en Bélgica. En el 2013, participó en el festival de Edimburgo con su show I’m sorry I Haven’t a Haiku (Lo siento, no tengo un Haiku) el cual fue el primer y único juego de poesía internacional que tiene un panel. Ha realizado eventos con Kate Tempest y ha entrevistado mucha gente diversa, entre ellos Tony Blair, Ronnie Wood y el presidente de Guinea.

Michelle

Desde que te conocí me ha interesado mucho el hecho de que tienes un aire argentino, siendo que eres británica. Podría afirmar que eres una persona muy abierta con respecto a otras culturas ¿Piensas que este aspecto tuyo ha tenido un impacto en tu escritura?

 ¡Me alegra que pienses que tengo algo argentino! Todavía hoy sigo teniendo discusiones con mi mamá sobre este tema. Mi mamá es de Córdoba, pero vive en el Reino Unido hace 40 años. Ella conoció a mi papá, que es danés, e hizo su vida aquí. Ella me dice que soy inglesa, pero realmente no sé lo que es ser inglesa. Nunca me sentí tan inglesa como cuando llegué a Buenos Aires y a Villa María por primera vez. Crecí hablando un poco de español, no danés, y me acuerdo de haberme sentido rara y extranjera (e inadecuada) cuando visitamos Argentina cuando era niña. Con el correr del tiempo, si mi español vuelve a mí y tomo mucho “mate”, tengo una sensación más fuerte de pertenencia al lugar.
Crecí siguiendo una estricta dieta que consistía en CS Lewis, Tolkein, Diana Wynne Jones, el tardío Graham Greene, George Orwell, Aldous Huxley, Evelyn Waugh. Crecí siguiendo las estructuras inamovibles del imperio británico, bajo ideas rígidas sobre lo que es ser inglés. Leyendo sobre las memorables y mágicas colinas verdes, y que es lo que pasa con los ingleses en el extranjero con ese espeso y rico aire de privilegio. Después me di cuenta que estaba mirando el mundo desde un ángulo demasiado anglófilo, y empecé a leer trabajos sobre distintos lugares, escritos por escritores que eran de esos lugares y cambiaron mi perspectiva completamente.

Te vimos en festivales como el de Edimburgo, Latitude, Secret Garden Party, Bestival, Glastonbury… Fuiste la fundadora de Hammer and Tongue, y has hecho muchas entrevistas para radio y TV. Pero no pareces una persona engreída…

Puedo llegar a ser arrogante, especialmente si estoy experimentando muchas emociones o estoy muy entusiasmada. Creo que tiene que ver con todos los libros elitistas que leí mientras crecía… Ser arrogante parece una buena forma de comportarse para que las cosas se lleven a cabo… Pero eso es una porquería porque jerarquizar a la gente es usualmente un signo de tu propia inseguridad o poca habilidad para lidiar con situaciones sin necesidad de usar tus privilegios o intimidaciones.
Últimamente, estoy muy interesada en el clown porque es un mundo increíble que requiere estar completamente presente y ser completamente uno mismo. Eso suena simple, pero es una de las cosas más difíciles que alguna vez he hecho. Te enfrentas con tu propia humanidad, todo de una vez, todo el ego sombrío se quiebra en pedazos… Algo que tu parte orgullosa negaría rotundamente. No somos todo lo que hemos hecho, somos aquí y ahora, algo que es un delicioso coctel de ego, inseguridades, alegría, locura, manía, y lo que pasa en un momento dado. Si uno se deshiciera de su propia idea sobre su importancia o status social, el mundo sería muchísimo más interesante.

Actualmente, estás estudiando teatro, pero ya tienes distintos estudios, entre ellos tu carrera de grado en la Universidad de Oxford ¿Por qué crees que estudiar teatro es importante en este momento de tu carrera?

Me permite entender la idea del cuerpo poético, puedo crear un arte que puede ser entendido prescindiendo del lenguaje, puedo colaborar con otros artistas. Hacer teatro es duro. Mejor dicho, hacer teatro de buena calidad es duro. Uno tiene que lidiar con tantas cosas distintas a la vez: sonido, iluminación, voces, cuerpo, texto, música, danza. Es como tropezarte con un parque de atracciones después de haber transitado un bosque tranquilo, que a su vez, es increíblemente profundo, loco y rico en su propia naturaleza. Uno puede embriagarse con todas las opciones que tenemos frente a nosotros, y eso puede ser traicionero y costoso.

¿Qué te gusta y no te gusta de la literatura española y latinoamericana?

Me encanta la emoción y musicalidad de la literatura latinoamericana, el absurdo, lo mágico, lo irreverente y la reinvención de las viejas formas. A veces siento que es muy formal o seco para mi gusto ¡Pero eso quizás sea porque no lo entiendo lo suficiente!

¿Qué es lo que te gusta de la literatura británica? En particular de la poesía.

Me encanta la larga tradición de narración que tenemos en la isla, amo leer un poema y sentir mi camino pasando por las distintas capas de poetas previos, mundos y experiencias que preexistieron. Me gusta la vibración de la escena poética británica y el modo en el que se está desarrollando… Pero me gustaría verla más extendida, es muy mono lingüística y muchas cosas increíbles pueden pasar cuando la literatura se entrelaza dentro y fuera de otros lenguajes diferentes. Espero que la mentalidad de la isla facilite esto para que esta experimentación suceda.

¿Qué te molesta en tu vida diaria? ¿Tiene eso una influencia en tu escritura?

La crisis económica  de la vivienda, el racismo, el machismo, la hipocresía, el patriarcado, mi propio orgullo y miedo al fracaso, mi reticencia al compromiso. Todo esto influye mi escritura. Algunas veces lo influencia demasiado y no puedo seguir escribiendo porque me quedo suspendida en toda esa locura.

Merry Berry es nombrada en uno de tus poemas en cual trata sobre estar fundido ¿Puedes expandirte sobre este tópico para alguien que no vive en este país?

Merry Berry es una famosa cocinera y repostera del Reino Unido. Es presentadora en un programa de TV que se llama British Bake Off (Cocineros británicos compitiendo al hornear). Rápidamente, el programa se volvió institucional en la TV, y algunos poetas que conozco empezaron a hacer blogs llamados The Great British Bard Off (Los grandes poetas británicos). Soy malísima haciendo juegos de palabras, y no me pude resistir escribir sobre eso. Hay tanto drama, tanta tragedia en el hecho de hornear.  Tanto fracaso, tantas lágrimas. Y todo cubierto con mermelada y azúcar en polvo.

En Latinoamérica hay un escritor peruano llamado César Vallejo, quien tiene un hermoso poema que se llama “Los Heraldos Negros”. Uno de sus versos dice: ‘Esos golpes sangrientos son las crepitaciones de algún pan que en la puerta del horno se nos quema’. Él recurre así a la imagen de un pan quemado para hablar sobre el dolor ¿Crees que la comida puede usarse como un vehículo para comunicar algo más profundo?

Absolutamente. La comida es una religión en mi casa natal. Por otro lado, por parte de mi familia danesa, la panadería danesa siempre fue muy buena. Pan horneado fresco, manteles suaves y bien preservados, carnes oscuras y manteca de cerdo con cebolla frita.
Tengo una relación muy compleja con la comida. Tuve un desorden alimenticio cuando era adolescente del cual nunca hablé en ese momento, y usaba la comida como una manera de comulgar y comunicarme con la gente.
Uso comida en algunas funciones, y estoy fascinada por el ritual de la mesa y cómo esto está siendo amenazado por la vida moderna donde estamos invitados a comer como una forma subestimada de otra actividad más importante. Todos comemos y morimos si no lo hacemos. Es un lenguaje muy común y la visceralidad de la comida conlleva bien en sí mismo una descripción compleja y difícil. Me gusta escribir sobre la comida y me gusta poder sentir el aroma de los ingredientes, sentir la textura de la piel del tomate, aflojándose y siendo elástica bajo mis dedos. Lo encuentro muy transformador. Me gustaría hacer algo donde la comida y el consumo o la preparación es la guía central de la acción… ¡Pero eso podría ser muy caro!

Trabajaste en nuevas formas de leer poesía y también creaste el evento llamado 7-Min Itch (7 minutos cada uno/7 minutos de hormigueo) que es sobre poesía experimental ¿Estás preparando nuevos proyectos de ese estilo?

Estoy trabajando en un Proyecto de clown y poesía que es sobre como las mujeres y los hombres son inconscientemente moldeados por las historias que nos alimentaban mientras crecíamos. Se llama Calle Tales y está en desarrollo. Va a estar en el evento Brighton Fringe en mayo y si todo sale bien, en Edimburgo en Mayo. Estoy fascinada por el Tarot y estuve trabajando en shows íntimos que requieren la lectura del tarot y traspasar sus interpretaciones a Haikus. También estoy trabajando en un show sobre volar y fracasar, que estoy deseando poder llevar al escenario en el año 2019, y también organizo un show artístico llamado Bargerella que es sobre mujeres que tienen barcos…. Tengo algunas ideas muy emocionantes sobre ideas poéticas en el agua, las cuales estarán en escena el próximo verano. Más información al respecto estará disponible en breve.

¿Qué tan importante es el humor en tus poemas?

La vida es inherentemente graciosa y horrible, dependiendo de cómo la mires y en qué momento. Me encanta reírme de lo absurdo de la condición humana, de que creemos ser invencibles la primer parte de nuestra vida y sin embargo pasamos la mitad del tiempo lidiando con nuestra propia mortalidad o pretendiendo que vamos a vivir para siempre. Eso es lo que me atrae del clown. Es una invitación a mirarnos a nosotros mismos como realmente somos y a toda la grandiosidad e idiotez de la vida, como también a despojarnos de las máscaras.
Eso es lo que es la poesía para mí. Solía usar poemas para crear máscaras a través de las que podía hacerme preguntas existenciales que no podían hacerse en prosa. Y esa es la razón por la cual trabajo con comida: porque se pudre, porque el teatro y la comida son efímeros. Existen en un momento, pero después se van.

+Info: https://michellemadsenpoet.com

 

Escrito por Gaby Sambuccetti

Gaby Sambuccetti es escritora, profesora y directora de eventos del grupo Oxford Writers’ House (Centro de escritores de la ciudad de Oxford) que trabaja con la Universidad de Oxford, distintos grupos editoriales y asociaciones de escritores del Reino Unido. También es la creadora de los ciclos "Palabras en el Sótano" y "Nos Vemos!" en Buenos Aires. Es la autora de Al nudo lo que nos quitó y Los vidrios aman quebrarse. Participó de tres antologías, un video llamado Mirrorphosis y un ensayo sobre Perlongher. Realizó cursos de Inglés Antiguo en la Universidad de Oxford. Fue parte de la antología Liberoamericanas: 80 poetas contemporáneas, publicada por Liberoamerica. Su cuento "Spiderwebs" (Telarañas) fue seleccionado por su universidad, la Universidad de Brunel, para formar parte de un libro que compila los mejores cuentos de ciencia ficción producidos por estudiantes de la universidad durante el 2017. En la actualidad, estudia la carrera de Escritura Creativa (Creative Writing) en Londres, mientras trabaja como profesora y organizadora de eventos en el OWH.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s