Muchacho encantador y salvaje
tu figura salpicada en los sillones
delata un océano náufrago
bajo tus párpados dorados

Esa migración distinta descuidó tu carne,
esta suspendida
y lo que la sostiene
en esa garganta es mi mirada

advierto esa mutación insatisfecha
ese hacerte actor en el público
aquí estoy donde se cierran tus alas
apuntando las coordenadas obvias de tu ausencia

¿y que ocurre si reviento tus ojos encendidos
fusionaré mis paredes con tus aguas?
tu transparencia con mis mentiras?

 

 

 

Ilustración de Gerard Dubois

Escrito por Salenka Chinchin

(Quito- Ecuador,1998).