Somos manada

Nos quisieron calladas
asustadas, incultas
a veces incluso
deshumanizadas

Y no lo vamos a negar
aún hay miedo.
Porque yo también pude ser Marta.
Porque también soy de esas
que avisa a sus amigos al llegar a casa.

Yo también he mirado atrás al entrar l portal.
Me he puesto una sudadera grande
donde mis curvas no resaltasen
y evitado la mirada a un hombre que me ha mirado en la calle.

Piropos que no halagan a nadie.
Miradas que no provocaban deseo ninguno.
Silbidos que ruborizan y no de vergüenza.

Pero ahora nos ven juntas
Cultas e informadas
protestonas y malcriadas
porque esta vez
somos nosotras la manada.

A %d blogueros les gusta esto: