Ni a San Juan

En la noche oscura de mi alma
intento descifrar los muros que me invaden.
El laberinto pierde su sentido
y mis manos dudan de su existencia.

¿Dónde está esa voz que me guiaba?
La que pensó mi nombre desde  la eternidad.
Ese nombre que recordó el colgado en la Cruz
y que sopló a los oídos de mi padre.

¿Dónde está el sentido?
¿Dónde está su inmensidad?
Si es mi miseria lo que te atrae
¡Bendita sea mi mezquindad!

Busco en ti caricias,
algo que me despierte de esta vigilia eterna.
Busco en otros respuestas,
pero ellos no llegan ni a la mitad.

 

Escrito por Cote Verdugo

Cote Verdugo: nació en Santiago de Chile, el 17 de junio de 1994. Es licenciada en Letras Hispánicas y profesora de Lenguaje y Comunicación (PUC).