aplacaba la furia entre la historia de tus brazos

y es entre esas líneas

que se convirtió en mujer

ya nada de lo que hacías la asustaba

te serviste de todo lo que su piel podía ofrecer.

no habrá más noches como esas

cuerpos enredados

tiempos ahogados

y complicidad

ahora cada encuentro es historia nueva

descubrimiento minucioso

de puntos cardinales

y frecuencias cardíacas

con besos siempre apurados

y ganas de decir tanto

ante la inminente llegada del vacío

la ausencia

y olvido

el olvido de cada noche

cuando la reinventabas

y la dejabas explorar

cuando le arrancabas el alma

entre sudores

saliva

y semen

aún quedarán entre sábanas

sus oscilantes pensamientos

siempre detestó tus silencios

tu enigma dañaba su razón

hubiera preferido mil veces escuchar

sobre esa ligereza tuya al amar

estaba cansada de verte partir

sin preguntas

sin respuestas

sin certezas

y sin embargo

no importaba cuántas veces muriera

ni en cuántas partes se fragmentara

ella se volvía vulnerable con tus caricias

con el simple sonido de tu voz

con el tacto de la yema de tus dedos en sus ojos

olvidaba tus lunas de distancias

si por un minuto volvía

a su columna vertebral sometida

entre la fuerza de tus brazos

a ese suspiro

tibio

profundo

rozando su mejilla

a ese voraz apetito tuyo

a tus deseos fervientes

a tu lengua ardiente

y a esas ganas tuyas

de llamarla amor.

Escrito por gisella ballabeni

1975. Egresada de la carrera de Comunicaciones en Toulouse Lautrec en Lima-Perú. En sus inicios trabajó en Cine y Televisión . Actualmente se dedica al Marketing y Comunicación en Redes. Cuentos publicados: “Agente 486” en La Tentación de Escribir y “Me Tengo que Ir” en Sexo al Cubo (Antología de 27 relatos escritos por mujeres en Perú). Su propuesta tanto narrativa como poética está íntimamente relacionada a la sexualidad y al cuerpo femenino.