Esta es la carta que nunca te di, esta es la carta que escribí para no darte y solo habían
margenes de un solo color y solo había una hoja y yo decidí que sería una carta
escrita hoy

después de un tiempo todo fue
silencio                     parecía un buen
silencio                     amigo   yo esperaba
silencio                     esa ultima oleada

de brisa
suave rozando mis dedos para que esta carta
no muriera

pero un sonido brusco venía de afuera de
la hoja

por un momento
las margenes negras y las margenes de un solo negro color        [ porque hay muchas clases                                                                                                          de negro en la tabla de no-color
pero solo estaba ese negro-vacío ese negro-adiós ese negro- momento-de-sinceridad-sobre-la-carta-

y estuvo alineado
el poro de mi mano
y la partícula de papel
para funcionar maravillosamente al mismo tiempo

quise decir:

esta es la carta que nunca te prometí porque dejé de hacer promesas y en ella
quise hablarte de espejos
y de piedras                                         pero las piedras son objetos quietos y pesados

luego escribí:

¡por dios!
y luego
¡por Dios!
unas tres veces.
                                                                la hoja siguió  y yo seguí
                                                                la hoja de siempre con la carta de siempre
                                           me dijo:  terminemos para siempre
                                                            o        terminemos siempre
con las palabras que caben en tus ojos y tu boca y un poco en tu nariz
con un poco de orden
cuestión de organización.

Escrito por Daniela Gaitán

Bogotá, Colombia. 1993