Laura Rodriguez Sayd (Madrid, 1977) nos comenta sobre su primer poemario “Ama de Casa” (Ediciones en Huida) y así mismo manifiesta su visión sobre la poesía  y los proyectos que mantiene actualmente.

Esto fue lo que nos dijo:

1. Ama de casa, es tu primer poemario y hablo por muchas mujeres al decir que seguramente se sentirán identificadas con tus versos. ¿Por qué hacer poesía de la cotidianidad, de los quehaceres, de la maternidad, del hogar?

Siempre me ha interesado el universo cotidiano, lo pequeño, lo sencillo. Ese es mi medio, mi realidad. Escribir es una forma de ordenarme a mí misma y situarme en el mapa, saber dónde me encuentro. Esta proximidad quizá sea lo único que me pertenece, define quién soy en relación conmigo misma y no con la inmensidad exterior, que me resulta inabarcable. La frontera de lo prosaico es una red de seguridad en cuyos límites están contenidas grandes dosis de belleza, es esa belleza diaria de la que me nutro para escribir. 

2. Puedes mencionar a alguna poeta, narradora, dramaturga, etc., que haya influido en este trabajo poético
Autoras como Dulce Chacón, Amalia Bautista, Gioconda Belli, Sylvia Plath… pero también hay mucho de  cine y literatura infantilcomo “La canción del mar” o“Kirikú y la bruja”,aunque la gran influencia en este poemario ha sido la historia de cada mujer con la que he compartido los primeros años de crianza. Junto con mis hijos,  esas  mujeres sin nombre han supuesto mi mayor fuente de inspiración. 

3. Sabemos que las amas de casa muchas veces son minimizadas en cuanto a su trabajo doméstico,  inclusive se ha llegado a decir que sus labores no representan realmente un trabajo ¿Es este poemario una forma de denuncia?
Este poemario supone, sobre todo, un lugar propio y un espacio seguro en el que expresar lo que callamos a diario las mujeres que decidimos criar y dedicarnos a cuidar. En estos poemas he podido volcar lo que no me atrevía a verbalizar por miedo a ser juzgada, a no ser entendida, por temor a fracasar en mi trabajo de ama de casa.  Las mujeres seguimos teniendo una labor titánica por delante: que se comprenda que trabajar no implica solo recibir una remuneración a cambio. Es imprescindible que los trabajos de cuidados se sitúen en el lugar que ocupan realmente y obtengan el reconocimiento que merecen.

4. En estos tiempos, en que el feminismo toma cada vez más relevancia ¿Consideras que escribir sobre el lado oculto de la mujer respecto al hogar es una  forma de protesta contra el machismo cultural?
Considero imprescindible escribir sobre nuestro lugar como mujeres. La presencia de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad sigue siendo una lucha diaria, pero quizá sea más necesario hablar de esos espacios en los que las mujeres somos invisibles y minusvaloradas a pesar de que los trabajos de cuidado son básicos y cruciales para sostener cualquier grupo humano. 
Culturalmente las mujeres seguimos teniendo que demostrar que somos tan capaces como nuestros compañeros. En el mundo de la poesía está surgiendo un movimiento de mujeres poetas que están denunciando actitudes y situaciones de algunos editores y escritores que van desde la poca presencia de las autoras en los catálogos editoriales, el abuso de poder o situaciones de lo más variopintas vividas por mujeres poetas y provocadas por algunos hombres del gremio. Es necesario y urgente hablar de este asunto, debemos de ser conscientes de que hay algunos comportamientos que no deben ser permitidos durante más tiempo. 
En cuanto al feminismo, hay corrientes muy enfrentadas. Siento que deberíamos centrarnos en respetar la decisión de cada mujer respecto a la maternidad y crianza y no crear estas luchas que generan mucho malestar y nos dividen.  No juzgar las decisiones de cada mujer sino acompañarla desde la escucha y el respeto absoluto debería ser obligatorio. 

5. En tus versos es indudable que también hay dolor cuando se dice por ejemplo «En el renuncio de mis buenos días, como un títere sin cabeza» o «Y sigues sin creerme/Afirmo soy feliz» ¿Fue doloroso este proceso de escritura o más bien, una reivindicación de la fuerza implícita en el rol de esposa y de madre?
Este poemario fue algo que ocurrió solo, de manera involuntaria, como respirar. Me brotaban las palabras desde esa necesidad de vaciarme y explicarme a mí misma la batalla que me estaba sucediendo de piel hacia dentro. Los primeros años de crianza los viví con mucha intensidad y crudeza, con una sensación de engaño, como si nadie me hubiera puesto sobre aviso de lo que suponía traer una criatura (en mi caso dos) al mundo. Me sentía dividida entre el amor que sentía y el agotamiento y la soledad y eso generaba en mí mucha culpabilidad. Fue al buscar otras mujeres, al compartir con mujeres que habían vivido o estaban viviendo lo mismo, donde encontré mi bálsamo, en ese acompañarnos unas a otras, pues no estábamos locas a causa de la maternidad, estábamos solas.

6. Uno de tus poemas empieza diciendo «La culpa es mía por soñar en inglés, por haberme dejado llevar, por jugar a lo grande» ¿Crees que la culpa por soñar, por ir contra la norma, por pensar diferente, sea transmitida de manera cultural a la mujer?
Este poema habla en realidad de soñar con un ideal, del hogar como lugar de perfección y felicidad máxima. Es una idea muy naif pero es lo que había creído desde pequeña que suponía tener un hogar, de cómo que ese lugar soñado no siempre te proporciona lo que esperas pues no es necesariamente perfecto ni mantiene un estado ideal de plenitud y felicidad.Habla de la culpa de las madres por no ser perfectas, por estar cansadas, por no reconocer su cuerpo y verse feas, por no abarcar todas las necesidades de nuestros bebés, por no llegar a todo como nos contaban que llegaban nuestras abuelas o nuestras madres. 

7. ¿Esperas que este poemario levante alguna controversia?
De momento ha sido bien aceptado y he recibido buenas críticas u opiniones. Hay mujeres madres que se han sentido muy identificadas y mujeres no madres que me han dicho que los poemas les han servido para entender a sus madres, a sus amigas, o para conocer un poco más qué implica devenir madre. Los hombres lo han leído menos, aunque algunos han sabido acercarse y entenderlo a pesar de las diferencias de género. 

8. Otro de tus proyectos es «Propia y Ajena» en donde poetas de diferentes lugares envían sus lecturas de poemas propios y ajenos por medio de video ¿Cómo nació esta idea?
Propia y Ajena surge de la necesidad de conocer, aprender y compartir poesía. He asistido a alguna JAM de poesía en la que cada participante lee únicamente lo suyo. Muchas veces he sentido que no había interés en escuchar lo que las otras personas tenían que decir. De ahí nace la idea de reunirnos una vez al mes para hablar de poesía, la única condición para compartir un poema propio es leer también un poema ajeno. Al lanzar la propuesta recibí mensajes que me comentaban que no podían estar físicamente en los encuentros de poesía, fue entonces cuando se me ocurrió que las personas interesadas podían enviarme sus vídeos recitando un poema propio y un poema ajeno. Aunque el proyecto es de muy reciente creación está funcionando bien. Me maravilla poder tender puentes y conocer a poetas que estamos muy lejos geográficamente, dar espacio y cabida a poetas de otras regiones, de otros países, compartir y descubrir nuevas voces o voces desconocidas. 

9. Coméntanos otros proyectos en los que actualmente te encuentras inmersa.
Desde hace dos años estoy desarrollando el “Proyecto Sexton”, consiste en intercambiar correspondencia con personas que quieren contarme cualquier cosa (no hay ningún límite siempre que se respete el formato epistolar). Recibo sus cartas individualmente por e-mail y las respondo. De este proyecto han surgido amistades nuevas, he conocido a poetas, pero también he podido comunicarme con personas queridas desde otro lugar y con otro lenguaje diferente al habitual. 
En este momento me encuentro a la espera de la publicación de mi próximo poemario, esperando respuesta editorial.  Además estoy inmersa en el proceso de escribir un nuevo libro. 

10.Finalmente, déjanos un mensaje para todas aquellas personas que deseen incursionar en el ámbito literario
Encuentra tu propia voz y respeta ese espacio, pues  lo que te hace diferente de otras personas que escriben. Busca la forma en la que sientas que expresas mejor lo que deseas transmitir y escribe, escribe, escribe. Que no te desespere ni obsesione encontrar el éxito ajeno, pues la satisfacción personal, el saber que mejoras, que evolucionas, es el mejor premio que siento que podemos recibir las personas que escribimos. A mí también se me hace imprescindible leer y escuchar, investigar y bucear en la literatura pero también escuchar a las personas que nos rodean, pues nunca sabes dónde te vas a encontrar la maestría. 

Compartimos algunos poemas de este poemario 


Portada de “Ama de casa”

 

La ilusión se desvanece
como el soplido
que al viento
lanza
una pestaña
portadora del deseo
La aguja
en el pajar
Aguijón
de mis días,
de mis dedos
Un muro en el que
todavía
quieren nacer
flores

 

Soy una mujer extraordinaria:
mitad mujer
y mitad mujer

 

 

Te digo que no hay pies para las calles
Y no me crees
Que puedo masticar la corteza de una naranja
que yo misma he arrancado
a la rama de un árbol
Pero no me crees
Te cuento
el norte se agota
Los labios no apuntan
y están clausurando la mirada
con sus puertas hinchadas
y su media luna roja
Y sigues sin creerme
Afirmo
soy feliz

Tengo un hogar en el vientre
Preparo tostadas que aciertan
en el centro del plato
Todos los semáforos
me encuentran en verde
Y entonces, sí
Todo te lo crees
Pero no me crecen geranios
en los balcones
No rugen copla los transistores
Hay un barco extranjero
que aúlla mi nombre
Y el lunar de mi cuello es una araña
devorando la muerte de mi padre


Sobre la autora:

dentro del texto laura

Laura Rodríguez Sayd (Madrid, 1977) Licenciada en Historia de Arte y Educadora Infantil. Madre desde 2011. Le gusta reinventarse, aunque siempre acude a la poesía. “Ama de casa” es su primer poemario publicado, ha sido ilustrado por Estefanía García Gómez. 

 

 

 

 

 

 

Escrito por Sara Montaño Escobar

Sara Montaño Escobar (Loja-Ecuador, 1989). Licenciada en psicología general. Sus poemas se encuentran en revistas de Ecuador, México, Venezuela, Argentina, Colombia y España. Parte de la Antología de poesía y relatos publicada por el Municipio de Loja (2017). Relato publicado en libro cartonero “Pasaporte”, un proyecto que corresponde a tres editoriales cartoneras: Dadaif Cartonera (Ecuador), Cossete Cartonera (Francia-Brasil) y Pirata Cartonera (Ecuador-Salvador). Publicó la plaquette Génesis de ausencia (Vis-k-cha, Editorial independiente, Loja- Ecuador, 2017).