Allí no hay nadie

Ni aquí

Ni más lejos

Quizás a la otra orilla un espejismo, tan solo eso

Y no puedes ir puesto estas de regreso y tienes miedo de volver

Nunca nadie allí habrá detrás de la línea

En ese punto vertiginoso; nadie

Nadie  tocando tus espejos ni tus dramas

Y menos aún en el drama mismo

Allí ha de haber nadie

Sólo tu voz juzgando tus actos mientras el cielo se desangra entre tus dientes

Y me refiero a ese lugar, al que pocos quieren y pueden llegar, nadie, ni el aire, apenas una luz brillante del cielo

Recuerda cada vez que seas feliz entre la gente

O con tu amiga

O con tu sombra

O con cualquiera

Y no por molestar

Sino porque es la desgraciada verdad del camino que se toma hacia tu vértigo

Hacia tu locura

No hay nadie

En el último peldaño o frente al abismo

O en un baño de hospital

Nadie, sólo tú frente a ti y todo tu dolor

Y todo lo que no puedes explicarte

Nadie, enseñándote algún camino

Sino tú tratando de romper los muros hacia los caminos que te lleven  a ti

Esa es la verdad, allí desahuciada de ti misma, solo tú y los años como pesos pesados sobre los ojos y el cráneo

Y allí nadie

Las losas frías

Siempre tan frías en que mi alma se derramó.

 

20/06/2018

 

 

 

Escrito por Verónica Cabanillas Samaniego.

Artista plástica, poeta y surrealista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s