Hay orificios
en manos y pies.

Hojas caen
se pierden en el espacio
en el vacío de una palabra disonante
en la tierra rocosa de un sueño.

Todo acaba
al fondo de un bar
donde fenecen historias
alguien toca una melodía desconocida
una mujer se explora
las notas de su cuerpo
mientras mira el techo
exhala un suspiro hondo
donde la humanidad se pierde.

Sentimientos encontrados
bombas de una guerra
que no da tregua a pensar.

Me digo:
La existencia es un suspiro de esos que te dejan seco.

Golpes de tambores africanos
fecundan en mí
el deseo de romper mis raíces.

Lágrimas se rasgan tras la estampida de aves
que observo a través de la ventana.

Guitarras cuentan
la eternidad de su esqueleto
que nadie entiende.

Un segundo suspiro
la mujer me mira y esboza
una sonrisa que se plasma
en la psiquis
derrumbándose como los edificios obsoletos
que estorban al capitalismo.

Las hojas siguen cayendo
mis manos son dos ríos
corroídos por el tiempo.

El flujo de la vida
se resume en la usencia
de su nacimiento
y en ser testigo de su naufragio.

Me levanto y pago
la mujer me sigue con la mirada.
Me digo:
Hay perforaciones en el camino que son ineludibles
este no es uno de ellos.

Escrito por Edwin Paredes

Edwin Paredes (Ecuador-1988). Miembro del Taller “Palabrar” CCE Loja. Es coordinador de Editorial Despertar y subcoordinador del Colectivo de Arte y Cultura LETRA FUEGO. Ha participado en varios recitales poéticos. Su poesía aparece en cartoneras locales tales como: “Demolición” y “Grito Insurgente”, en la Antología Artística WIWASAPA (Cuenca) y en la antología de Editorial casa verde (México). Ha publicado también su poesía en blogs y revistas digitales como: Espora, Cromosoma Lunático y Cantera. Publicó dos muestras impresas de su poesía “Escapando de la Noche y su Muerte” (2016) y Alegorías de la Ceniza (2017). Finalista de Paralelo Cero 2018.