¡Venga! ¡Pase! ¡Únase a la fiesta del año! ¡No se pierda el reventón del siglo! ¡Ya casi no hay espacio para nadie!

La fiesta en mi estómago ya lleva tres días y no tiene vísperas de acabar. Todo empezó con un grupo de maleantes no identificados que se salió del ciclo digestivo reglamentado, se apoderó del lugar y puso música a todo volumen. Trancaron el paso a los intestinos y fueron reteniendo a los que llegaron después para empezar la farra.

A mi estómago ya no le entra una papa más, pero todas las comidas están empecinadas en quedarse y no dejarán que nadie salga, ni por delante ni por detrás.

El trago abunda y los nachos de ayer ya no pueden ni decir salud. La fiesta crece cada vez más y la contaminación está volviendo locos a los vecinos. Los riñones reprochan la inmundicia, el páncreas se escandaliza del despilfarro y el hígado quiere irse de vacaciones. No se puede circular por la zona y todo el cuerpo está al borde del colapso.

Hacia el final del tercer día de este carnaval gástrico, los anfitriones se dan cuenta de que los gases que los rodean son irrespirables. Deciden entonces abrir las ventanas, apagar la música y mandar a todos a dormir su borrachera.

La joda parece haber acabado hasta que, más tarde, una nueva tropa de revoltosos llega a perturbar la resaca del domingo. Los raspaburi que todavía no se han ido, mal encachados, se agarran a golpes con los recién llegados.

Al final, las leyes de la naturaleza y el Pepto-Bismol llegan a poner orden. En menos de dos horas, sanos y ebrios, nuevos y viejos, catarros y dormilones salen en filita india, lentos, fastidiados y en silencio.

Después del desalojo, el flujo digestivo vuelve a la normalidad.

Escrito por Isabel Suárez Maldonado

Isabel Suárez Maldonado (Santa Cruz, 1994) egresó de Comunicación Audiovisual de Diakonía, facultad de Comunicación Audiovisual de la Universidad Católica Boliviana (2018) y ejerce su carrera como productora audiovisual y fotógrafa. A los 18 años fundó su blog Caja de Zapatos (2012), destinado a contener todos sus escritos, representando así el inicio de su aventura literaria. Publicó su libro de cuentos, Caja de Zapatos (Sobras Selectas, 2016), gracias al Concurso No Municipal de Literatura (La Paz) dirigido por el editor Alexis Argüello. Participó en diversas antologías con sus cuentos Ruthina (Tríplice de Cinosargo Ediciones, Bolivia, Chile, Perú y México, 2017); Travesía (Alumbrando los Pasajes de la Urbe, de Escándalo en tu Barca, La Paz, 2018), y Cebolla Problema (Escritoras Cruceñas de Grupo Editorial Kypus, Santa Cruz, 2019). En 2017 fue invitada a integrarse como autora en la plataforma digital literaria Liberoamérica, que aglomera a casi mil autores de toda América Latina, España y Portugal. En 2018, fue nombrada editora para Bolivia de Liberoamérica, iniciando su trabajo editorial con la publicación de Liberoamericanas: 80 Poetas Contemporáneas, antología de poesía femenina autogestionada que agrupa las voces de 80 poetas alrededor de Iberoamérica. A su vez, su poema Lágrimas de Adulto forma parte de las versiones española y boliviana de dichas antologías. Actualmente se encuentra trabajando en su segundo libro de cuentos y preparando la publicación de más números de poesía con la recientemente instaurada Editorial Liberoamérica. Sus escritos pueden encontrarse en www.pitilumpi.blogspot.com