Os presento al tiempo.
Esa magnitud en la que medimos nuestras vidas.
La misma con la que los demás nos miden.

Aquel, que contamos en risas y llantos,
en canciones y libros.
El concepto mas abstracto, atrapado en el reloj de tu muñeca.

El tiempo;
Que no pasa sentada en aquel incomodo sofá del hospital,
el mismo que se para en clase de historia,
que no deja de correr en un concierto de rap;
el que siempre se pierde en la noche de cervezas con los amigos,
siendo el mismo que se anula en tu mirada.

Aquel dictador
Que me dice a qué hora te veo
Y también a la que te vas.

El Tiempo, a veces es el tirano
Que pretende determinar cuando deje de ser niña,
Y comencé a ser mujer.
El mismo que nunca me dio la oportunidad,
De refutar el instante en que despedirme por siempre.

Tú, mi querido Tiempo.
Eres quién nos robó a nuestros abuelos,
Arrebatándonos eternamente,
el único amuleto que siempre nos dejaría ser niños.

Tú,
Que con tiempo has sanado mis heridas,
Has puesto y quitado a gente del camino.

Tú,
Que me das la oportunidad de crecer, vivir y elegir,
Eres cárcel y libertad,
pero a mí, me haces eterna.

Al menos hasta el día en que decidas
que ha llegado el momento,
pero hasta el momento lo tengo claro.

Aún me queda mucho tiempo.

Escrito por Zuleima García

Soy una joven de 19 años, nacida en Gran Canaria, que actualmente reside en Tenerife porque estudio psicología aquí. Me considero una apasionada de las letras desde muy pequeña. Desde los 12 años mi afición era leer y escribir, siempre historias de amor; con el tiempo lo abandoné, pero lo que vive en nosotros siempre vuelve. Recientemente he vuelto a escribir, esta vez poesía; y eso sí, con los sentimientos más a flor de piel que nunca, porque no hay nada mas bonito que sentirse identificado con las palabras.