Me encontré despertándome súbitamente delante de mi espejo, tocándome la cara y dando un paso atrás.
Un paso y otro paso más hacia adelante hasta darme de frente contra el diminuto espejo de mi baño para despejar mi cabeza del desconcierto. Mis ojos daban de lleno en mis ojos de otro que me hablaba como si fuera un demonio, y mis manos daban justo en mis manos, como si lo que yo tocaba lo tocara otro.
Leyendas, provenientes de cuando los fogones se hacían para sobrevivir, cuentan historias sobre los doppelgänger, un doble fantasmal que cuando se nos cruza presagia quien sabe qué males a qué seres queridos; un doppelgänger es una entidad que es la duplicación etérea de uno mismo, no es otra cosa que un espejo, una imagen proveniente de otro tiempo, un encuentro con todo aquello desconocido de uno mismo, para que luego del encuentro permanezca entre las sombras del miedo.

 

Fotografía: Andrea Nohely Suárez Rodríguez

Escrito por Naón Aydo

Nací un 4 de diciembre del año 1989 en la ciudad de Montevideo, ciudad en la que vivo actualmente. Estudio para ser profesor de Literatura en la enseñanza secundaria, en el Instituto de Profesores Artigas, desde el año 2014. En ese mismo año, a razón del VI Seminario de Letras Clásicas, llevado a cabo en la institución en la que estudio, realicé y expuse un ensayo llamado "Del mito a lo humano y la justificación del Orden: Leyenda, Literatura, Educación y Polis" y este año (2017), el 30 de setiembre, en el marco de la VI Jornada sobre Shakespeare (en la misma institución) escribí y expuse el ensayo llamado "La poesía como una alternativa para el reencuentro con la vida". En febrero del año 2015 publiqué mi primer y único poemario hasta el momento, llamado "Vaivenes", en el año 2016 participé del Nº00002 del fanzine Antología Errática Abisal a cargo de la editorial Bestial Barracuda Babilónica y participé de la decimo cuarta entrega de Tupelo Quarterly, web estadounidense, donde se publicó, el día 14 de febrero del 2018, un poema en prosa de mi autoría traducido por la profesora y traductora Laura Cesarco Eglin.