En el presente se abordará la falta de liderazgo dentro de la dirección de las instituciones educativas y dentro de los Consejos Técnicos Escolares debido a que es uno de los principales factores para que una institución se desarrolle y fomente el aprendizaje tanto en alumnos como docentes. Tiene el propósito de resaltar una propuesta para el mejoramiento de los CTE y su forma de trabajo el cual utiliza formatos y acuerdos que no siempre se cumplen. Así mismo, manifiesta la necesidad de reconocer las responsabilidades de dirección y la utilización del liderazgo como herramienta formativa.

Actualmente las instituciones educativas responden a las necesidad de las competencias, aprendizajes esperados y el desarrollo de habilidades en los alumnos a partir del programa de estudios y la información que es brinda dentro de los CTE, sin embargo, no existe un control sobre la información y las actividades que se plantean debido a que generalmente los directivos tienen la necesidad de cumplir con la inspección y entregar una serie de papel que solo van mostrando resultados a la larga. Por lo tanto, no existe una coherencia entre lo que vive el alumno y su perspectiva como ser humano con el número que se entrega en una gráfica. Anteriormente se ha bordado que la Reforma Educativa implica un mayor desarrollo en las asignaturas de Ética y Valores, El medio ambiente, Nutrición y Civismo porque responden a la carencias y puntos a focalizar dentro de nuestra realidad social.

Otro punto de la Reforma educativa es permitir la inclusión, el aprender ser, aprender hacer, aprender a conocer, resaltar la inteligencia emocional y humanidad del alumno.

Como lo menciona en La Reforma Educativa y la evaluación docente: retos para su implementación (Escudero y Guevara, 2015) se busca aplicar una nueva reforma que evite un mayor número de delincuencia y promueva los valores. Respecto a las planeaciones se pide que se entreguen argumentadas donde se explique la situación del planten, su contexto geográfico, su comunidad y los tipos de aprendizajes de los alumnos. Para lograr los nuevos retos dentro de la educación, el liderazgo responde a ciertos preceptos que se deben tomar en cuenta durante la gestión como la organización, la cooperación, la planificación, la motivación, el interés, el civismo, la distribución de tareas, la evaluación y la formalización.

Una correcta práctica de dirección permite que los alumnos logren conceder su aprendizaje como lo dicta el Sistema Educativo y lo plantea OCDE. Sin embargo, hay centros educativos donde los directivos no están lo suficientemente preparados respecto a sus habilidades y conocimientos, es decir, el papel del director se ve mermado a partir de las responsabilidades y la administración que se le exige dentro de su labor. A razón de esto cometen fallas dentro de su desempeño a partir de la falta de evaluación, reflexión y toma de decisiones. Un ejemplo son los directivos que recargan de tareas a una sola persona sin tomar en cuenta que debe existir un equipo de trabajo donde se distribuya equitativamente las responsabilidades y propiciar el liderazgo. Un efecto de lo anterior es que el directivo no fomenta el liderazgo sino que exige y ordena. Como se afirma en el libro El clima escolar y su relación con el liderazgo directivo en nivel básico (Vasquez, 2016) el directivo debe tener control de sus funciones como la resolución de conflictos, Guía de problemáticas, potenciar la participación, motivar a los compañeros docentes, estimular el pensamiento, la crítica y la creatividad.

Presenta aptitudes de escucha y negociación. Sin embargo, algunos docentes perciben que la negociación no sé logra debido a que el directivo muestra una cara negativa, un gesto de desagrado, un reproche o simplemente un grito. Esto ocasiona que el directivo pierda el control y la capacidad de delegación para permitir que su equipo de trabajo participe en la toma de decisiones por considerarse en un puesto más alto. Otra cuestión es que el directivo tiende a llamar la atención respecto a las fallas del docente como llegar tarde, no entregar un formato o realizar una mala planeación.

Sin embargo, cuando el docente cumple con sus objetivos o tiene pequeños logros y avances con sus alumnos es ignorado por el directivo sin recibir ningún intensivo o felicitación. La falta de motivación por parte del directivo ocasiona que el docente deje de realizar las actividades con el mismo esmero que en un principio y se desarrolle plenamente. Un directivo que se muestra prepotente, controlador y apático no permite que el docente desee expresarse o ejercer el liderazgo proponiéndose para la realización de actividades sino que espera que se le den ordenes o responde con desagrado antes las actividades que se le obligan a realizar.

4747b.jpg

Respecto al alumno se da cuenta de la incomodidad que surge entre dirección y docentes, pierden el deseo de expresarse con el directivo o plantear proyectos y actividades para su aprendizajes. Dejan de volverse participativos para renegar de la institución perdiendo así el sentido de pertenencia. Esto afecta a la institución no solo de forma interna sino de forma externa porque no se promueve la institución como un lugar de calidad. En este sentido, Sir Ken Robinson en diferentes conferencias y libros como El elemento o Escuelas creativas, plantea que la mejora en los resultados de aprendizaje de los alumnos está fuertemente ligada al liderazgo.

Un liderazgo efectivo del Director o Directora, plantea Robinson, se traduce fundamentalmente en el establecimiento de metas y expectativas de aprendizaje compartidas con los docentes, la planificación, coordinación y evaluación de la enseñanza y del currículo y, de mayor impacto, en la promoción y participación en el aprendizaje y desarrollo docente. Los CTE tienen el propósito de diagnosticar, evaluar y proyectar mejorar dentro del aprendizaje de los alumnos de un centro educativo esto supuestamente se logra a partir de la participación de los docentes y directivos. Primeramente se comentan los logros, puntos a focalizar y proyectos a realizar, se habla sobre los rasgos y actitudes de los alumnos. Sin embargo, no cumple del todo porque no existe un control directivo y esto ocasiona que las juntas se conviertan en un momento de convivencia. Así mismo, el CTE no propicia el liderazgo porque los docentes no llegan con nuevas ideas o proyectos sino que siguen un punto de referencia y un manual que deben de llenar con respuestas cuantitativas.

Por lo tanto, no logra su misión porque como lo menciona la Reforma educativa el principal objetivo es el aprendizaje de los alumnos. Una primera propuesta sería la asimilación del alumno como ser humano por parte de los gestores de la Secretaria de educación pública debido a que siempre exigen y responsabilizan al docente sobre las problemáticas educativas del alumnos, sin tomar en cuenta otros factores. Otra propuesta sería llevar a cabo una gráfica respecto a las habilidades adquiridas por cada alumno, intercambio de estrategias de enseñanza entre docentes, cursos de actualización, presentación de propuestas por parte del directivo tanto para docentes como alumnos. Finalizar, la reunión con un tiempo de convivencia entre docentes y directivo.

Esto fortalecería la convivencia entre docentes y la enseñanza. Los acuerdos que se plantean dentro del CTE generalmente no se cumplen porque no son realista o porque no se proponen ideas y actividades fijas a realizar. El directivo a veces no cumple con sus propuestas y ocasiona una desmotivación dentro del liderazgo que los propios docentes tienen al mostrar sus propias ideas y ser rechazados solamente con una negativa y no con argumentos. Llevar control sobre los alumnos a focalizar según sus carencias dentro del aula no es suficiente si el mismo docente no sabe que tratamiento o actividades puede realizar para reforzar la autoestima y el respeto a la autoridad para esto sería necesario que al docente se le dieran talleres y no solo fuera un trato de experiencia: fallo o acierto.

Es decir, el CTE funciona como un consejo donde se realizan una serie de actividades en pro del desarrollo de las habilidades de los alumnos, su aprendizaje y el entorno educativo que se produce. Sin embargo, produce que algunos maestros se manifiesten en contra de la institución y sus necesidades cuando se toma un espacio de reunión tal es el caso de las secundarias. Si se estudia desde la perspectiva de las secundarias de gobierno podemos precisar una lista de dificultades que tienen los compañeros docentes: poco tiempo para entregar calificaciones y evaluación de los alumnos, llenado de papeles administrativos y cumplimiento además de los formatos establecidos. Así mismo, los acuerdos que se llevan a cabo dentro del CTE no se cumplen del todo porque existen cuarenta alumnos en cada salón y un docente generalmente tendrá de tres a cinco grupos. Así mismo, atender cada una de las prioridades significara organizar el tiempo y atender las prioridades más urgentes.

 

seymour_skinner_01__simpsons_by_frasier_and_niles-d38uqak.jpg

 

Los resultados se tornaran en medida del cumplimiento de los rasgos de normalidad mínima, sin embargo, existen diversos factores para que esto se cumpla como el nivel socioeconómico del alumno, su experiencia, el cuidado de los padres, la convivencia con sus compañeros, etc. Aunque el CTE es un órgano colegiado y se encarga de tomar decisiones de forma grupal no brinda la experiencia y noción necesaria para actuar frente a un grupo de forma individual. El articulo 7º de los Lineamientos para la organización y el funcionamiento de los Consejos Técnicos escolares precisan que la participación es obligatoria para todos los actores, algunos maestros faltan o no se toman en cuenta sus ideas

Información que revaloriza:

http://iunaes.mx/wp-content/uploads/2016/02/Clima-escolar-y-Liderazgo-directivo-Heriberto_Adla-1.pdf

https://www.nexos.com.mx/?p=25277

 

Escrito por Marcia Ramos

Escritora, viajera e intrépida futurista, le gusta la ciencia ficción y lo apocalíptico. Visionaria. En esta realidad soy docente en universidad y preparatoria también asesora de Literatura infantil y juvenil. Tengo publicado tres libros: Las calles hablan, Brevedades infinitas y Diles que no nos vean. Así mismo, en la realidad 3.0 soy Maestra en Educación y Especialista en Políticas Públicas para la igualdad.