Liberoamérica

Fernanda, ¿adiviná qué? Algo extraño pasa. Estamos leyendo el famoso poema “Olmo” de Sylvia Plath y acabamos dentro de él… Tengo tantas preguntas para hacerte…

Olmo (Traducción de Sandra Toro)

para Ruth Fainlight

Conozco el fondo, dice. Lo conozco con mi raíz principal,

es lo que a vos te da miedo.

Yo no le temo: estuve ahí.

¿Lo que escuchás en mí es el mar

con sus descontentos?

¿O la voz de la nada, tu locura?

El amor es una sombra.

Cómo se miente y se llora detrás de él.

Escuchá: son sus cascos: se escapó, como un caballo.

Así voy a galopar toda la noche, impetuosa,

hasta que tu cabeza sea una piedra y tu almohada un pequeño prado

que retumba, retumba.

¿O te traigo el sonido de los venenos?

Esto ahora es la lluvia, el gran silencio.

Y este, su fruto: blanco de estaño, como el arsénico.

Sufrí…

Ver la entrada original 763 palabras más

Escrito por Yanina Giglio

Yanina Giglio (Bs. As. 1984). Estudió Cs. de la Comunicación Social en UBA. Obtuvo un PGCert en "Escrituras: Creatividad Humana y Comunicación" por FLACSO y se diplomó en "Neurociencias y educación" por la Universidad de Morón. Es correctora de estilo, coordinadora de talleres literarios, cofundadora de Odelia editora y crítica cultural en radio y prensa digital. Publicó "La Do Te" (Alción, 2015).