Soy un fantasma

Que de tanto  hurgar en mí

Desaparecí

No volveré,  he de partir

Más allá de las tinieblas que cubren el amanecer

Ni mis ojos mirarán

Ni mi piel tocará

Y en mis pies que han andado en aquella ruta inenarrable

Ni el escarnio ni tú

Tratando de creer

Que el espejismo, ese aquel que se enciende en mi cien y parpadea

Me avisa que allí está; su frontera por cruzar

Y tú no crees

Que podré volver

Porque otra ruta he tomado

Y te he contado que también quiero partir

Porque soy un fantasma

Que de tanto verme y hacerme

He desaparecido

No se mas qué hacer

Ya no siento nada

Ya siento todo

He llegado

He alzado los brazos

Para recibirme con toda y bienvenida

Y entonces desaparecí

Entre las alcantarillas y las rejas del cielo me esparcí

Si puedes

Si quieres

Toma un pedazo

Y hazlo tuyo

Que yo feliz estaré

De conservarme en ti

Las maderas del muelle

Son los restos de aquel viaje donde alguna vez existí

Espero construyas

Tu propio amanecer.

 

30-07-2018

Verónica Cabanillas Samaniego.

 

Foto de imagen destacada,  pintura de Antonio Beneyto.

 

Escrito por Verónica Cabanillas Samaniego.

Artista plástica, poeta y surrealista