A veces me siento cielo,

tienen dicha las aves…

el vuelo es eterno

cuando se le mira desde abajo;

tienen dicha las aves libres.

 

Así,

me siento cielo

todos los días.

 

¿Por qué se vuelve tan efímera la vida

siendo carne y hueso?

 

Tienen dicha las aves arriba,

las alas se construyen solas

con un pincel a la deriva,

color cielo la pintura

en un lienzo infinito por volar.

El cuerpo se vuelve piedra

siendo de carne y hueso,

estando aquí abajo…

tenemos dicha las aves

que perpetuamos el vuelo de la vida

y cielo nos sentimos siempre.

Escrito por Mónica Alvarado Barzuna

Mónica Alvarado Barzuna. Nací en San José, Costa Rica en 1998. Curso el Bachillerato en Danza de la Universidad Nacional de Costa Rica. Publicaciones: Antología de poesía joven costarricense, Casa de Poesía, 2016. "...Palabras del poema no las decimos nunca, el poema nos dice" - Palabras en forma de tolvanera, Octavio Paz.