En tu ciudad te amo en tiempos de desamor,
porque vestido me incitas a la decencia
como hace un padre
cuando entre tus brazos me sumerjo.

Imagino tu desnudez derribando mis vicios
me abres algunas puertas para cascar de deseo
me has tomado de la mano como a una niña
y luego las nalgas como a una perdida
que en ti dejará inquieta su codependencia.

Tu mano no es álgida como la noche bogotana,
tu dulce perfume que respiro y que sorbo
y tu cuerpo colosal pasan a ser mi universo.
Enardecidos junto a las sombras
nuestro deseo nos ciega pero solo hay roces
como la neblina de Monserrate en pleno verano.

Cuando me hablas me acaricias con un hálito divino
hasta estremecerme el dedo más pequeño.
Cabes en mis fantasías, soy de nuevo virgen nínfula
cabes entre mi corazón y mi entrepierna
cabes con tu ombligo de Botero
al lado de la violencia de mis gestos.

El día en que te desnudes frente a mi
quiero hacerte nacer de nuevo
como cuando naciste ensangrentado
envuelto en suciedad gritando
unidos por un cordón umbilical de hilo rojo
esta vez nacerás entre mis piernas, llorando.

 

Escrito por Vivian Sanchbraj

Mexicali, Baja California (1978). Estudiante (eterna) de una maestría en poesía por parte de Spalding University, E.U.A. Su libro Borderline y otros poemas (2018) fue publicado en Mexicali, México. Fue editora de poesía en la revista The Louisville Review.