Carina, ¿adiviná qué? Estamos en un zoológico de humanos, cada jaula un grupo de especímenes diferentes. Todo muy habitual en nuestro mundo. También esto que hacemos es común, esto de jugar a acercarnos mucho a las rejas, lo más cerca posible de sus caras endemoniadas… Justo estoy por lanzarles galletas con formitas humanoides y se me ocurre preguntarte:

¿Cómo habrán hecho para clasificarlos?

CM: –Mi mamá me contó un rumor que hicieron rodar nuestros ancestros de generación en generación y desde su tatarabuela hasta ella: los humanos se confinaron voluntariamente en humalógicos. Lo hicieron para evitar la aniquilación del planeta. Un instante de inexplicable lucidez global les permitió ver que se habían convertido en criminales impiadosos, incluso los bebés nacían sin inocencia. Decidieron entonces, la reclusión masiva hasta que anidara en ellos el respeto, el amor y la compasión por los demás seres que también habitábamos la Tierra. Se autoclasificaron según la Escala: Grados de Crueldad y la mayoría cayó en la categoría “irrecuperables”. Pasaron ya tres siglos de aquel instante y -como habrás notado- no hay humanos afuera.

¿Qué es la propiedad privada?

CM: –Algo que ya no existe más: las llanuras, los bosques, las playas, los acantilados y las cumbres, los humedales y manglares, los arrecifes, las lagunas y las selvas… todo… es público. De cada uno de nosotros y de nadie.

¿Es el cuerpo una cárcel?

CM: –No, todo lo contrario. Los animales no conocemos las cárceles porque no tenemos un cuerpo: somos un cuerpo. Nos habitamos con vitalidad y fervor en todos nuestros instintos y vísceras. Cuando nos llega el momento, cuando hemos migrado incontables kilómetros -tantos que nos toma la fatiga impostergable- entonces nos dejamos ir. Esta sabiduría de soltar sin miedo es, sin duda, una de nuestras mayores fortalezas.

¿Cuándo dejamos de ser?

CM: –Algunos animales creen en la reencarnación. Están convencidos que pueden volver a otro ciclo de existencia encarnados en una palmera tropical, un zafiro azul o, el peor de los casos, en un humano. Esto me parece bastante descabellado. Por su parte, los humanos creen que dejan de ser/existir cuando muere la última persona que los recordaba. Esto me parece bastante egocéntrico. En cuanto a mí, no tengo certezas de ningún tipo y siento que hay una sola vida, en la que somos, ahora mismo. Lo que viene después de soltar pertenece al campo de mi imaginación –o más probablemente al de mi deseo- siempre ser onda/partícula, una especie de luz que jamás se apaga.

¿Qué es eso que gritan y piden estos humanos? ¿Libertad? ¿Qué es libertad?

CM: –Gritan enloquecidamente que es más fácil matar a alguien que amarlo. Son alaridos escalofriantes. Se piden a sí mismos, se ruegan a sí mismos sentir algo de solidaridad por otro. Eso sería para ellos el principio de la libertad. Pero no pueden. Su incapacidad es aterradora.

¿Qué te provoca empatía?

CM: –Me crié en una manada con extraordinario sentido del humor y risas deliciosamente contagiosas. Será por eso que la risa me provoca empatía. Apenas veo un hocico que comienza a arrugarse y un par de colmillitos asomando y ya se me erizan todos los pelos del lomo, experimento empatía a carcajadas. No puedo parar. Se ríe mi alma juguetona.

Contame un sistema ideal…

CM: –Te cuento: 1, 2, 3, 4, 5 …. 107, 108, 109 … 1566, 1567, 1568 y así hasta el infinito. El único sistema ideal es el de los números. Todos los demás acaban siempre burocratizándose y corrompiéndose.

Nos vamos del zoo pensando que sería mejor no volver. Que sería mejor que no existieran. Que podríamos hacernos humanistas. Te lamés la oreja derecha, mientras yo muerdo mi larga cola.

29542307_10215907457589332_7323951441339566414_n

Carina Maguregui, nació en Buenos Aires en 1966. Es Licenciada en Ciencias Biológicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Periodista Científica (UBA). Estudió análisis de películas y crítica cinematográfica en la Facultad de Filosofía y Letras (UBA).

En 2010 obtuvo una Diplomatura Superior en Educación, Imágenes y Medios de FLACSO. Ganó premios y menciones en concursos nacionales de ensayo, dramaturgia e historieta.

Publicó la novela gráfica “Modus Operandi” (Mala Praxis Ediciones, 2017). Es compiladora y co-autora del libro “Lostología. Estrategias para entrar y salir de la isla” (Editorial Cinema, 2011), autora de “Escamas de este mundo gemelo”, un estudio crítico sobre el destino y la voluntad en películas de Kieslowski y Van Dormael (Editorial Cinema, 2010), del ensayo “Muerte y resurrección del afecto: discurso televisivo, conciencia y texto fílmico” (Ediciones de la Flor, 2004) y de las novelas “Doma” (Alción, 2004) y “Vivir ardiendo y no sentir el mal” (Alción, 2004).

Su obra de teatro “Tumbada blanca en blanco” recibió una Mención Honorífica en el Concurso Nacional de Argentores: Primera Obra, 2006; y fue puesta en escena en 2007 con subsidio de ProTeatro y auspicio del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Fue Coordinadora del Centro Editor de la Fundación Favaloro y guionista del programa de televisión “Científicos Industria Argentina” que conducía Adrián Paenza. Desde hace 10 años es productora, redactora y editora de contenidos digitales en el portal educativo del Ministerio de Educación de la Nación. 

Email magur001@yahoo.com

Facebook   https://www.facebook.com/carina.maguregui  

Blog  http://textodromo.blogspot.com.ar/

 

Escrito por Yanina Giglio

Yanina Giglio nació en Buenos Aires, Argentina en 1984. Lectora serial que escribe, investiga, experimenta y vuelve a empezar. Incansable. Apasionada por el desarrollo de procesos creativos. Ha realizado estudios en Ciencias de la Comunicación Social en UBA. Obtuvo un PGCert en "Escrituras: Creatividad Humana y Comunicación" por la Universidad FLACSO. Es miembro fundador de Odelia editora. Coordina talleres de lectura y escritura creativas. Actualmente estudia Artes de la Escritura en UNA y el curso universitario superior "Neurociencias y educación: hacia una pedagogía del asombro" en la Universidad de Morón. Publicó: Abrapalabra: licencia para hablar (Entrelíneas UBA, 2014); La Do Te (Editorial Alción, 2015); Recuperemos la imaginación para cambiar la historia -Antología- (Proyecto NUM-Editorial Mansalva, 2017); Liberoamericanas. 80 poetas contemporáneas -Antología- (Editorial Liberoamérica, 2018). Colabora como periodista cultural en www.cineyliteratura.cl y www.liberoamerica.com y como crítica literaria todos los miércoles en el programa "Sentipensantes" por Radio Universidad Nacional Arturo Jauretche.