Abrir una puerta y ver el fruto podrido tras ella

 

Tomo el autobús de las ocho

y el día ha sido el mismo:

El trabajo y la silla que esperan

El café cuyo vaho de olor se ha detenido

al final de este verso

y la única verdad del día:

Madurar es este hachazo de luz en la cara

cuando la noche recién despierta

 

 

 

 La imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo

 

En el autobús camino a casa

encuentro viejos conocidos:

chicas y chicos con quienes compartí

la escuela, algún beso, un hurto

y ahora esto:

hemos madurado tanto

que nos hemos convertido en simple anécdota,

un rostro vacío al final de la hilera de asientos.

 

 

 

Estudio para un bodegón sobre naturaleza muerta

 

Madurar es secarse bajo la luz LED de la oficina

o ver nuestro rostro y sus líneas como los frutos,

o el sándwich seco, que han comenzado a descomponerse

en el pequeño refrigerador

 

 

 

EstherMGarcia.jpgPoemas inéditos de Esther M. García, más sobre ella en el siguiente link: http://poesiamexicanacontemporanea.blogspot.com/2017/12/esther-m-garcia.html

Escrito por Esther M. García

Esther M. García (Cd. Juárez, Chihuahua, México, 1987) Radicada en Saltillo, Coahuila. Licenciada en Letras Españolas. Ha publicado cinco libros de poesía, uno de cuentos y una novela juvenil. Ganadora del Premio Nacional de Cuento Criaturas de la Noche 2008, Premio Estatal de cuento Zócalo 2012, Premio Municipal de la Juventud 2012, Premio Nacional de Poesía Joven Francisco Cervantes Vidal 2014, Premio Internacional de Poesía Gilberto Owen Estrada 2017, Premio Estatal Chihuahua Cambiemos el cuento 2018, y Premio Nacional de Literatura Joven FENAL-NORMA 2018. Fue finalista del V Premio Internacional de Literatura Aura Estrada. Ha sido becaria del PECDA Coahuila y del FONCA JC. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, italiano y portugués.